¿Quién necesita socios?
Donde vienen a hablar los expertos
Este mes en
La Revista de la OTAN
¿Quién necesita socios?
Las asociaciones no son una novedad. La máxima de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” muestra la lógica de la colaboración entre los que comparten ideario, sean personas, organizaciones o países. La OTAN ha utilizado las asociaciones desde los 90, pero ante unos retos de seguridad cada vez más diversos planteamos si quizás ahora son más importantes que nunca.
Próximamente en
La Revista de la OTAN
On the move?
Optimized for
Smartphone and PDA
¿Qué son los socios, y por qué son importantes? Preguntamos a cuatro ministros y ex ministros de Exteriores por qué los socios tienen un papel clave en la seguridad, en qué pueden ayudar y qué obtienen de su participación.
Los retos globales requieren respuestas globales, y la fusión de los hielos del Ártico se dejará sentir en todo el mundo. Pero, ¿hasta qué punto es un problema de la OTAN? ¿Qué papel puede (o debe) desempeñar? El ministro de Exteriores noruego, Espen Barth Eide, nos explica por qué ha propuesto que la Alianza se interese por este tema.
La Revista de la OTAN pregunta a dos altos funcionarios de la UE y la OTAN su opinión sobre las asociaciones, y si creen que se puede ampliar su cooperación mutua.
Irlanda ha sido socio de la OTAN desde los 90. ¿Cómo casa esto con su célebre neutralidad? ¿Qué beneficios obtiene cada una de las partes? La Revista de la OTAN entrevista al Ministro de Defensa irlandés para averiguarlo.
Afganistán no es la única operación que la OTAN comparte con sus socios. En esta galería se muestran otros ejemplos de socios que trabajan codo con codo con la OTAN.
Stanley Sloan analiza de forma premeditadamente provocativa si las dos partes se benefician por igual en la asociación de países neutrales con la OTAN. En el artículo revisa los pros y contras de su relación con la Alianza.
Las fuerzas suecas no participan en misiones de combate desde hace más de 50 años, pero han estado dispuestas a ayudar en muchas operaciones de la Alianza desde los 90. Ryan Hendrickson asegura que Suecia es un socio especial para la OTAN.
¿Nuevo en la Revista?

En 1999 la OTAN celebró su 50ª Cumbre en Washington. Entre los jefes de estado estaban Bill Clinton, Tony Blair y Jacques Chirac. Ante la necesidad de enfrentarse al desastre humanitario aparecido en Kosovo, los dirigentes aprobaron un informe titulado “Hacia una asociación para el siglo XXI”. Difícilmente podían imaginar entonces la importancia que llegaría a tener esta cuestión.

En 1999 la OTAN celebró su 50ª Cumbre en Washington. Entre los jefes de estado estaban Bill Clinton, Tony Blair y Jacques Chirac. Ante la necesidad de enfrentarse al desastre humanitario aparecido en Kosovo, los dirigentes aprobaron un informe titulado “Hacia una asociación para el siglo XXI”. Difícilmente podían imaginar entonces la importancia que llegaría a tener esta cuestión.

El año pasado la Alianza celebró en Chicago la mayor de sus cumbres, a la que asistió un número sin precedentes de socios. De hecho, había más representantes de países de fuera de la OTAN que miembros de la Alianza, países que iban de Japón a El Salvador, de Mongolia a Suiza y de Suecia a Uzbekistán.

Y no sólo se trataba de naciones: las NU estaban representadas por su Secretario General, Ban Ki Moon, y la UE por el presidente van Rompuy.

Eran precisamente esas asociaciones las que le habían dado tanta transcendencia al evento. Y también se había diversificado la gama de cuestiones a debatir, desde los efectos de la liberación de Libia hasta el impacto de la crisis financiera mundial.

Si se analizan las diferencias entre la Cumbre de Chicago y la de Washington resulta difícil recordar que sólo las separan algo más de 13 años. Pero son las asociaciones (y la forma de sacarles un mayor partido) lo que ha hecho que constituyan dos mundos diferentes.

En este número de la Revista de la OTAN analizamos cómo podrían progresar las asociaciones. Escuchamos las opiniones de la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Baronesa Ashton, y del Comandante Supremo Aliado para la Transformación, General Jean-Paul Paloméros. Y estudiamos algunos casos especiales (como los de Irlanda y Suecia) para ver si las asociaciones han beneficiado a las dos partes, y cómo lo han hecho.

Paul King

citas
Winston Churchill (1874 – 1965),
político británico y ex Primer Ministro del Reino Unido
Boletín
Asegúrese de no perderse nada
Unidos nada es imposible.
Divididos fracasaremos en todo.
SOBRE LA REVISTA
Go to
NATO A to Z
NATO Multimedia Library
NATO Channel
Compartir esto
Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
Delicious
Delicious
Google Buzz
Google Buzz
diggIt
Digg It
RSS
RSS
You Tube
You Tube