IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  
 

La OTAN tiene socios en todo el mundo. La mayoría integrados en programas estructurados como los del Consejo de Asociación Euroatlántico, la Asociación para la Paz, el Diálogo Mediterráneo o la Iniciativa de Cooperación de Estambul (puede consultar el mapa de miembros o pulsar aquí para más información). Pero otras naciones trabajan con la OTAN mediante asociaciones bilaterales. A continuación mostramos cómo se coordinan con la OTAN y con las operaciones que ésta dirige tanto los miembros integrados en programas como los “socios globales” .

A pesar de hallarse en las antípodas del Atlántico Norte, Australia ha sido un socio clave para la OTAN. Su aportación en Afganistán a la Fuerza Internacional de Apoyo a la Seguridad (ISAF) ha aumentado de 500 efectivos en enero de 2007 a 1.550 en marzo de 2011 (según datos de la ISAF). En ese mismo periodo ha contribuido también con más de 32 millones de euros al Fondo para el Ejército Nacional Afgano.

Georgia mantiene unas relaciones estrechas con la OTAN, y desde septiembre de 2008 ambas partes han colaborado a través de la Comisión OTAN-Georgia (NGC). Este país contribuye con 924 efectivos a la Fuerza Internacional de Apoyo a la Seguridad (ISAF) en Afganistán, y colabora también en la Operación Active Endeavour, la misión antiterrorista de la Alianza en el mar Mediterráneo.

Corea del Sur participa con 426 efectivos en la ISAF en Afganistán, desplegados en una zona difícil del país que está bajo la responsabilidad del Mando Regional Oriental. Su contribución se ha casi duplicado desde que empezó a enviar tropas. Cuando la OTAN y Corea del Sur iniciaron su diálogo en 2005 el Ministro de Asuntos Exteriores coreano era Ban Ki-Moon, actual Secretario General de las Naciones Unidas.

Nueva Zelanda ha mantenido una sólida contribución de 236 efectivos, a pesar de haber sufrido un gran terremoto en su propio territorio, y dirige un Equipo Provincial de Reconstrucción (PRT) en Bamiyán. No es la primera vez que este país aporta tropas, pues varios oficiales neozelandeses sirvieron en la Fuerza de Estabilización (SFOR) bajo dirección de la OTAN en Bosnia y Herzegovina.

La colaboración sueca con la OTAN se intensificó recientemente durante la Operación Unified Protector en Libia, con el envío de ocho aviones de combate para ayudar al control de la zona de exclusión aérea. También mantiene 500 efectivos en Afganistán. La colaboración con Suecia se remonta a 1994, cuando este país se incorporó al programa de la Asociación para la Paz.

La OTAN tiene socios en todo el mundo. La mayoría integrados en programas estructurados como los del Consejo de Asociación Euroatlántico, la Asociación para la Paz, el Diálogo Mediterráneo o la Iniciativa de Cooperación de Estambul (puede consultar el mapa de miembros o pulsar aquí para más información). Pero otras naciones trabajan con la OTAN mediante asociaciones bilaterales. A continuación mostramos cómo se coordinan con la OTAN y con las operaciones que ésta dirige tanto los miembros integrados en programas como los “socios globales” .

A pesar de hallarse en las antípodas del Atlántico Norte, Australia ha sido un socio clave para la OTAN. Su aportación en Afganistán a la Fuerza Internacional de Apoyo a la Seguridad (ISAF) ha aumentado de 500 efectivos en enero de 2007 a 1.550 en marzo de 2011 (según datos de la ISAF). En ese mismo periodo ha contribuido también con más de 32 millones de euros al Fondo para el Ejército Nacional Afgano.

Georgia mantiene unas relaciones estrechas con la OTAN, y desde septiembre de 2008 ambas partes han colaborado a través de la Comisión OTAN-Georgia (NGC). Este país contribuye con 924 efectivos a la Fuerza Internacional de Apoyo a la Seguridad (ISAF) en Afganistán, y colabora también en la Operación Active Endeavour, la misión antiterrorista de la Alianza en el mar Mediterráneo.

Corea del Sur participa con 426 efectivos en la ISAF en Afganistán, desplegados en una zona difícil del país que está bajo la responsabilidad del Mando Regional Oriental. Su contribución se ha casi duplicado desde que empezó a enviar tropas. Cuando la OTAN y Corea del Sur iniciaron su diálogo en 2005 el Ministro de Asuntos Exteriores coreano era Ban Ki-Moon, actual Secretario General de las Naciones Unidas.

Nueva Zelanda ha mantenido una sólida contribución de 236 efectivos, a pesar de haber sufrido un gran terremoto en su propio territorio, y dirige un Equipo Provincial de Reconstrucción (PRT) en Bamiyán. No es la primera vez que este país aporta tropas, pues varios oficiales neozelandeses sirvieron en la Fuerza de Estabilización (SFOR) bajo dirección de la OTAN en Bosnia y Herzegovina.

La colaboración sueca con la OTAN se intensificó recientemente durante la Operación Unified Protector en Libia, con el envío de ocho aviones de combate para ayudar al control de la zona de exclusión aérea. También mantiene 500 efectivos en Afganistán. La colaboración con Suecia se remonta a 1994, cuando este país se incorporó al programa de la Asociación para la Paz.

Compartir    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink