IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  

Asociación duradera: la corrupción, ¿el principal problema de Afganistán?

Get the Flash Player to see this player.

La OTAN planea una "Asociación duradera" con Afganistán. Cuando se inicia la transición hacia el control afgano de la seguridad, la Revista de la OTAN investiga si la lucha contra la corrupción en ese país se convertirá en el principal campo de batalla. ¿Cómo afectaría a Afganistán y la OTAN una derrota en esta lucha?

 Subtítulos: / NO

Asociación duradera: la corrupción,

¿el principal problema de Afganistán?

La gente nota la diferencia.

La gente no está ciega.

El elemento más perjudicial

para su país es la corrupción.

El año pasado, la Oficina de las NU para el

Control de Narcóticos publicó una encuesta

que decía que para el 60% de los afganos

el problema principal era la corrupción.

No los talibanes, ni el terrorismo,

ni la economía.

El afgano medio está sumamente

decepcionado con el gobierno,

con la actuación del gobierno,

y con el hecho de que

todos los miembros del gobierno,

desde los funcionarios más humildes

a las más altas autoridades públicas

parecen participar en la corrupción.

¿Constituye una prioridad

la lucha contra la corrupción?

No he oído que haya mucha gente

en todos nuestros países

que opine que la corrupción

es una buena idea.

Desde 2001 la corrupción,

cada año que pasa,

va escalando puestos en la agenda

de los responsables políticos de Afganistán,

de los académicos e intelectuales, y

sobre todo, de los ciudadanos afganos.

La gente siempre dice que la corrupción

es el principal enemigo a batir,

que deben luchar contra ella

para poder tener una vida.

¿Qué efectos tiene la corrupción?

Por un lado genera disensiones,

así como grandes problemas,

junto a la pobreza,

pero otro aspecto es, por supuesto,

que a menudo utiliza y promueve

las actividades criminales.

Cuanto más consciente sea la gente

de la corrupción en un lugar,

menos apoyarán nuestras operaciones.

Si la gente tiene que sobornar al juez...

sobornar al juez para

que cambie su sentencia,

o la policía les para continuamente,

entonces no se sienten protegidos.

¿Cómo pueden ayudar los militares?

La lucha contra la corrupción

representa un aspecto esencial

de la transición en la que estamos

ahora inmersos en Afganistán.

Por esa misma razón

dedicamos tanto tiempo

a entrenar a la gente, también en el fomento

de la integridad y la lucha contra la corrupción.

¿Están consiguiendo progresos

las fuerzas de seguridad afganas?

Para el afgano medio que vive

en los pueblos del sur de Afganistán

no existe ninguna alternativa

a los talibanes.

En teoría, las fuerzas afganas

serían la alternativa,

pero si éstas son tan

completamente corruptas,

¿cómo puede confiar el afgano medio

en que sus propias fuerzas de seguridad

y, sobre todo, la policía afgana,

le proporcionen seguridad?

Así es como están relacionadas la corrupción

y el aumento de la influencia talibán.

Tras la caída de los talibanes

se le dio prioridad al ejército,

pero, ahora que la comunidad internacional

se ha dado cuenta de esto

se ha puesto un gran énfasis

en la policía

y hemos visto recientemente

como, por ejemplo,

los informes muestran que la popularidad

de la policía ha aumentado un 10%.

Hemos estado comparándolo con un maratón.

En muchos aspectos el ejército

empezó con cinco o seis millas de ventaja.

No es que sea mucho más difícil,

es sólo que vamos mucho más

adelantados con el ejército.

Y eso se debe a que la OTAN está

acostumbrada a trabajar con el ejército,

y ha llevado más tiempo

hacer lo mismo con la policía,

pero el año pasado obtuvimos

grandes éxitos con la policía.

Cuídense.

Cuando la gente, la población y los demás

sectores de la sociedad civil, ven

que otros sectores del gobierno

lo están haciendo muy bien,

entonces los toman como modelo,

se sienten automáticamente inspirados

y motivados para imitarlos.

Cuando se ve que los militares

realizan sus adquisiciones

y compras de forma justa,

de forma honrada,

la gente ve que es una organización que

tienen allí, por la que pueden sentir admiración.

¿Hasta qué punto es importante

desarrollar aptitudes y capacidades?

Si examinamos el adiestramiento

de la policía afgana,

uno de los mayores problemas

encontrados fue

que muchos de ellos

no saben leer ni escribir.

Así que en todos los aspectos en los que

necesitas inculcar un cierto grado de formación

que les permita aprender cosas

como la lectura de mapas

y muchos otros aspectos importantes,

va a haber que trabajar

durante varios años.

Problemas como las drogas,

la corrupción, el mal gobierno,

todos ellos pueden solucionarse

en gran parte

mediante la formación y desarrollo

de capacidades de las generaciones futuras.

Se trata de crear

las estructuras adecuadas

de forma que funcionen

como se espera de ellas.

¿Hasta qué punto se necesita

un cambio de mentalidad?

La lucha contra la corrupción no es

sólo un tema militar, nada de eso.

Sólo somos otro actor interviniente

en una cuestión muy, muy extensa.

Nuestra principal herramienta consiste

en sembrar las ideas correctas en la gente.

Demostrar que las cosas

pueden hacerse de otra manera

y asegurarnos de que la gente con la que

hablamos comparte los mismos valores.

¿La corrupción forma parte

de la cultura afgana?

Esta semana hemos hablado

sobre el hecho de que la corrupción

en Afganistán puede ser algo cultural.

No estoy de acuerdo.

Creo que la corrupción es

una cuestión práctica, no cultural.

Pregúntele a los afganos que piensan

de ella. Saben lo que es, y no la quieren.

Algunos opinan que la corrupción

es algo intrínseco del gobierno afgano

y que por eso no deberíamos estar

volviendo sobre lo mismo una y otra vez.

Pero, si fuera algo intrínseco

del modo de vida afgano,

¿por qué están los afganos

tan disgustados por su causa?

¿Qué implicaría un fracaso

en la lucha contra la corrupción?

Todos esos actores regionales

se verían envalentonados y motivados.

La última amenaza contra nosotros,

nuestros beneficios, nuestros intereses,

fue la comunidad internacional,

que ahora ha sido derrotada,

así que ahora es nuestro turno.

Esa sería la peor pesadilla

para todos.

Si no cambian las cosas conseguirán

controlar zonas de Afganistán

y los convertirán en sus feudos,

que regirán como señores de la guerra,

y probablemente aumente

el tráfico de drogas.

Uno de los problemas es que

la corrupción puede suponer

una amenaza vital

para el gobierno afgano.

Si esta transición no es irreversible

y resulta que el gobierno cae

por culpa de la corrupción existente,

eso podría hacer fracasar nuestra misión.

Queremos una sostenibilidad a largo plazo.

Dado que podemos fracasar

por culpa de la corrupción, creo que

ésta puede representar

una amenaza vital para la OTAN.

Asociación duradera: la corrupción,

¿el principal problema de Afganistán?

La gente nota la diferencia.

La gente no está ciega.

El elemento más perjudicial

para su país es la corrupción.

El año pasado, la Oficina de las NU para el

Control de Narcóticos publicó una encuesta

que decía que para el 60% de los afganos

el problema principal era la corrupción.

No los talibanes, ni el terrorismo,

ni la economía.

El afgano medio está sumamente

decepcionado con el gobierno,

con la actuación del gobierno,

y con el hecho de que

todos los miembros del gobierno,

desde los funcionarios más humildes

a las más altas autoridades públicas

parecen participar en la corrupción.

¿Constituye una prioridad

la lucha contra la corrupción?

No he oído que haya mucha gente

en todos nuestros países

que opine que la corrupción

es una buena idea.

Desde 2001 la corrupción,

cada año que pasa,

va escalando puestos en la agenda

de los responsables políticos de Afganistán,

de los académicos e intelectuales, y

sobre todo, de los ciudadanos afganos.

La gente siempre dice que la corrupción

es el principal enemigo a batir,

que deben luchar contra ella

para poder tener una vida.

¿Qué efectos tiene la corrupción?

Por un lado genera disensiones,

así como grandes problemas,

junto a la pobreza,

pero otro aspecto es, por supuesto,

que a menudo utiliza y promueve

las actividades criminales.

Cuanto más consciente sea la gente

de la corrupción en un lugar,

menos apoyarán nuestras operaciones.

Si la gente tiene que sobornar al juez...

sobornar al juez para

que cambie su sentencia,

o la policía les para continuamente,

entonces no se sienten protegidos.

¿Cómo pueden ayudar los militares?

La lucha contra la corrupción

representa un aspecto esencial

de la transición en la que estamos

ahora inmersos en Afganistán.

Por esa misma razón

dedicamos tanto tiempo

a entrenar a la gente, también en el fomento

de la integridad y la lucha contra la corrupción.

¿Están consiguiendo progresos

las fuerzas de seguridad afganas?

Para el afgano medio que vive

en los pueblos del sur de Afganistán

no existe ninguna alternativa

a los talibanes.

En teoría, las fuerzas afganas

serían la alternativa,

pero si éstas son tan

completamente corruptas,

¿cómo puede confiar el afgano medio

en que sus propias fuerzas de seguridad

y, sobre todo, la policía afgana,

le proporcionen seguridad?

Así es como están relacionadas la corrupción

y el aumento de la influencia talibán.

Tras la caída de los talibanes

se le dio prioridad al ejército,

pero, ahora que la comunidad internacional

se ha dado cuenta de esto

se ha puesto un gran énfasis

en la policía

y hemos visto recientemente

como, por ejemplo,

los informes muestran que la popularidad

de la policía ha aumentado un 10%.

Hemos estado comparándolo con un maratón.

En muchos aspectos el ejército

empezó con cinco o seis millas de ventaja.

No es que sea mucho más difícil,

es sólo que vamos mucho más

adelantados con el ejército.

Y eso se debe a que la OTAN está

acostumbrada a trabajar con el ejército,

y ha llevado más tiempo

hacer lo mismo con la policía,

pero el año pasado obtuvimos

grandes éxitos con la policía.

Cuídense.

Cuando la gente, la población y los demás

sectores de la sociedad civil, ven

que otros sectores del gobierno

lo están haciendo muy bien,

entonces los toman como modelo,

se sienten automáticamente inspirados

y motivados para imitarlos.

Cuando se ve que los militares

realizan sus adquisiciones

y compras de forma justa,

de forma honrada,

la gente ve que es una organización que

tienen allí, por la que pueden sentir admiración.

¿Hasta qué punto es importante

desarrollar aptitudes y capacidades?

Si examinamos el adiestramiento

de la policía afgana,

uno de los mayores problemas

encontrados fue

que muchos de ellos

no saben leer ni escribir.

Así que en todos los aspectos en los que

necesitas inculcar un cierto grado de formación

que les permita aprender cosas

como la lectura de mapas

y muchos otros aspectos importantes,

va a haber que trabajar

durante varios años.

Problemas como las drogas,

la corrupción, el mal gobierno,

todos ellos pueden solucionarse

en gran parte

mediante la formación y desarrollo

de capacidades de las generaciones futuras.

Se trata de crear

las estructuras adecuadas

de forma que funcionen

como se espera de ellas.

¿Hasta qué punto se necesita

un cambio de mentalidad?

La lucha contra la corrupción no es

sólo un tema militar, nada de eso.

Sólo somos otro actor interviniente

en una cuestión muy, muy extensa.

Nuestra principal herramienta consiste

en sembrar las ideas correctas en la gente.

Demostrar que las cosas

pueden hacerse de otra manera

y asegurarnos de que la gente con la que

hablamos comparte los mismos valores.

¿La corrupción forma parte

de la cultura afgana?

Esta semana hemos hablado

sobre el hecho de que la corrupción

en Afganistán puede ser algo cultural.

No estoy de acuerdo.

Creo que la corrupción es

una cuestión práctica, no cultural.

Pregúntele a los afganos que piensan

de ella. Saben lo que es, y no la quieren.

Algunos opinan que la corrupción

es algo intrínseco del gobierno afgano

y que por eso no deberíamos estar

volviendo sobre lo mismo una y otra vez.

Pero, si fuera algo intrínseco

del modo de vida afgano,

¿por qué están los afganos

tan disgustados por su causa?

¿Qué implicaría un fracaso

en la lucha contra la corrupción?

Todos esos actores regionales

se verían envalentonados y motivados.

La última amenaza contra nosotros,

nuestros beneficios, nuestros intereses,

fue la comunidad internacional,

que ahora ha sido derrotada,

así que ahora es nuestro turno.

Esa sería la peor pesadilla

para todos.

Si no cambian las cosas conseguirán

controlar zonas de Afganistán

y los convertirán en sus feudos,

que regirán como señores de la guerra,

y probablemente aumente

el tráfico de drogas.

Uno de los problemas es que

la corrupción puede suponer

una amenaza vital

para el gobierno afgano.

Si esta transición no es irreversible

y resulta que el gobierno cae

por culpa de la corrupción existente,

eso podría hacer fracasar nuestra misión.

Queremos una sostenibilidad a largo plazo.

Dado que podemos fracasar

por culpa de la corrupción, creo que

ésta puede representar

una amenaza vital para la OTAN.

Compartir    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink