Donde vienen a hablar los expertos

Mladic, la justicia y 2011: la visión de Serbia

Para Serbia 2011 ha sido el año en el que cumplió sus últimas obligaciones con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia en La Haya. Ahora puede avanzar con menos dificultades hacia la UE. Pero, tal y como señalan los políticos serbios, el país está más centrado en recuperar su antiguo papel de centro neurálgico de los Balcanes.

Mladic, la justicia y 2011:

la visión de Serbia

El 31 de mayo de 2011,

despegó de Belgrado un avión

que llevaba al general Ratko Mladic.

Su destino: La Haya

Este viaje supuso

el inicio de la justicia

para las víctimas de los

presuntos crímenes de Mladic.

También supuso el inicio

de una nueva etapa para Serbia,

que había visto bloqueado su reingreso

en la comunidad internacional y la UE

hasta que el último de los sospechosos

de crímenes de guerra fuese entregado.

Serbia entregaba ahora lo que

se le había exigido.

Así que, ¿hacia dónde va

el país a partir de ahora?

Hemos preguntados a

varios políticos serbios

su opinión sobre cómo lo ocurrido

en mayo de 2011 afectaba a su país.

Empezamos preguntándoles:

¿Por qué se ha detenido

a Mladic justo ahora?

No le hemos detenido

buscando ventajas políticas,

ni nos planteamos si podría

perjudicarnos políticamente.

Se trataba de una obligación

legal e internacional para Serbia.

Era nuestra obligación moral

para las víctimas bosnias inocentes

y una forma de proclamar que

la Serbia democrática no justifica eso,

que condenamos esos

crímenes atroces.

Pero a la vez queremos decir que

no se puede culpar a todo un pueblo,

que el culpable tiene nombre.

Así que el general Mladic

debe enfrentarse a los cargos

donde corresponde, en La Haya.

La detención es condición

necesaria pero no suficiente.

Y creo que para el futuro de Bosnia

y Herzegovina lo importante es

reconocer que está

formada por tres comunidades.

y que cualquier cambio

requiere un acuerdo

entre ellas. Serbia no

apoyará ninguna actuación

que pueda provocar

una ruptura del país.

Para Serbia amanece una

nueva época, pero en este país

la media de edad es más

bien alta, cuarenta años.

¿El que mucha gente siga teniendo

la guerra fresca en la memoria

puede retrasar los avances del país?

En Serbia predominan los

puntos de vista tradicionalistas

y el que la media de edad sea un

tanto elevada quizás no ayude.

De todas formas los políticos

intentamos explicar a la gente

la importancia del ingreso

en la UE para su vida diaria.

Por supuesto que los

más jovenes cooperan

con compañeros de otros

países europeos. Viajan más,

sobre todo desde que suprimió

el visado para los serbios.

Los políticos debemos explicar a

la gente, tenga la edad que tenga,

cómo vemos el futuro.

Ofrecerles un futuro mejor

y conseguir su apoyo.

Puede que la media de edad

nos esté entorpeciendo.

Parte de esa gente vivió

la época de la guerra

y le puede resultar un

poco más difícil olvidarla.

La nueva generación, los

que son mayores de edad

y no recuerdan nada

de ella, son el futuro.

Pero para Serbia 2011 no sólo

ha traído la detención de Mladic.

Otros acontecimientos pueden

ser igual de importantes

para el progreso del país

hacia su futuro

como lo es esta detención

para su pasado.

Han ocurrido todo tipo de cosas

en 2011, buenas y malas.

Se va a abrir la primera

fábrica de FIAT en Serbia,

la primera abierta en Europa

en los últimos cinco años;

recibiremos 3.000 millones de

dólares de inversiones directas;

hemos completado nuestra

colaboración con La Haya

y, como afirma la Comisión Europea,

hemos hecho grandes reformas.

Felicitamos a Serbia y Croacia

por sus programas

de relaciones bilaterales.

Su postura respecto a

Bosnia y Herzegovina

y la resolución parlamentaria

aprobada sobre Sbrerenica

constituyen también un elemento

esencial de estabilidad en los Balcanes.

Debemos olvidar la parte mala

del pasado reciente, que nos divide.

Y debemos construir en su lugar

puentes de amistad y cooperación.

En cuanto a nuestro futuro común

en la UE, seguro que será mejor

que si nos quedáramos fuera,

separados y divididos por

una desconfianza permanente.

Sobre todos, no

tendremos fronteras.

Así que habrá un libre intercambio

de bienes, capitales, personas e ideas.

Las personas se relacionarán

en mucho mayor grado que ahora.

Y cuando se intercambian personas e

ideas surgen nuevos y mejores conceptos.

Otro beneficio: Serbia es el país

de la región con más población

y con los mejores activos para liderar

primero el proceso de

integración euroatlántica

y luego, cuando ya todos

seamos miembros de la UE,

espero que también

lleguemos a serlo de la OTAN.

Y, por último, 2011 podría ser el año

en que Serbia empiece a recuperar

su posición como centro neurálgico

de los Balcanes Occidentales,

con el apoyo del resto

de los países de la región.

Es el año en que ya no se la ve

como situada hacia Oriente u Occidente,

sino sólo como parte de

una región europea emergente.

El 80% de las inversiones

en Serbia vienen de la UE,

El 70% de nuestros activos bancarios

provienen de la eurozona.

Estamos abiertos

a las inversiones chinas.

Se ha intentando constantemente

estereotipar a Serbia:

Oriente - Occidente.

Como cualquier país europeo

perseguimos la diversificación

para superar esta crisis.

La cuestión es que debemos

confiar los unos en los otros.

Olvidar lo malo del pasado y

compartir lo bueno.

Debemos construir

nuestro futuro común

sobre la base de esas cosas

buenas de nuestro pasado

para convertirnos por fin en europeos

y dejar de ser sólo balcánicos.

Mladic, la justicia y 2011:

la visión de Serbia

El 31 de mayo de 2011,

despegó de Belgrado un avión

que llevaba al general Ratko Mladic.

Su destino: La Haya

Este viaje supuso

el inicio de la justicia

para las víctimas de los

presuntos crímenes de Mladic.

También supuso el inicio

de una nueva etapa para Serbia,

que había visto bloqueado su reingreso

en la comunidad internacional y la UE

hasta que el último de los sospechosos

de crímenes de guerra fuese entregado.

Serbia entregaba ahora lo que

se le había exigido.

Así que, ¿hacia dónde va

el país a partir de ahora?

Hemos preguntados a

varios políticos serbios

su opinión sobre cómo lo ocurrido

en mayo de 2011 afectaba a su país.

Empezamos preguntándoles:

¿Por qué se ha detenido

a Mladic justo ahora?

No le hemos detenido

buscando ventajas políticas,

ni nos planteamos si podría

perjudicarnos políticamente.

Se trataba de una obligación

legal e internacional para Serbia.

Era nuestra obligación moral

para las víctimas bosnias inocentes

y una forma de proclamar que

la Serbia democrática no justifica eso,

que condenamos esos

crímenes atroces.

Pero a la vez queremos decir que

no se puede culpar a todo un pueblo,

que el culpable tiene nombre.

Así que el general Mladic

debe enfrentarse a los cargos

donde corresponde, en La Haya.

La detención es condición

necesaria pero no suficiente.

Y creo que para el futuro de Bosnia

y Herzegovina lo importante es

reconocer que está

formada por tres comunidades.

y que cualquier cambio

requiere un acuerdo

entre ellas. Serbia no

apoyará ninguna actuación

que pueda provocar

una ruptura del país.

Para Serbia amanece una

nueva época, pero en este país

la media de edad es más

bien alta, cuarenta años.

¿El que mucha gente siga teniendo

la guerra fresca en la memoria

puede retrasar los avances del país?

En Serbia predominan los

puntos de vista tradicionalistas

y el que la media de edad sea un

tanto elevada quizás no ayude.

De todas formas los políticos

intentamos explicar a la gente

la importancia del ingreso

en la UE para su vida diaria.

Por supuesto que los

más jovenes cooperan

con compañeros de otros

países europeos. Viajan más,

sobre todo desde que suprimió

el visado para los serbios.

Los políticos debemos explicar a

la gente, tenga la edad que tenga,

cómo vemos el futuro.

Ofrecerles un futuro mejor

y conseguir su apoyo.

Puede que la media de edad

nos esté entorpeciendo.

Parte de esa gente vivió

la época de la guerra

y le puede resultar un

poco más difícil olvidarla.

La nueva generación, los

que son mayores de edad

y no recuerdan nada

de ella, son el futuro.

Pero para Serbia 2011 no sólo

ha traído la detención de Mladic.

Otros acontecimientos pueden

ser igual de importantes

para el progreso del país

hacia su futuro

como lo es esta detención

para su pasado.

Han ocurrido todo tipo de cosas

en 2011, buenas y malas.

Se va a abrir la primera

fábrica de FIAT en Serbia,

la primera abierta en Europa

en los últimos cinco años;

recibiremos 3.000 millones de

dólares de inversiones directas;

hemos completado nuestra

colaboración con La Haya

y, como afirma la Comisión Europea,

hemos hecho grandes reformas.

Felicitamos a Serbia y Croacia

por sus programas

de relaciones bilaterales.

Su postura respecto a

Bosnia y Herzegovina

y la resolución parlamentaria

aprobada sobre Sbrerenica

constituyen también un elemento

esencial de estabilidad en los Balcanes.

Debemos olvidar la parte mala

del pasado reciente, que nos divide.

Y debemos construir en su lugar

puentes de amistad y cooperación.

En cuanto a nuestro futuro común

en la UE, seguro que será mejor

que si nos quedáramos fuera,

separados y divididos por

una desconfianza permanente.

Sobre todos, no

tendremos fronteras.

Así que habrá un libre intercambio

de bienes, capitales, personas e ideas.

Las personas se relacionarán

en mucho mayor grado que ahora.

Y cuando se intercambian personas e

ideas surgen nuevos y mejores conceptos.

Otro beneficio: Serbia es el país

de la región con más población

y con los mejores activos para liderar

primero el proceso de

integración euroatlántica

y luego, cuando ya todos

seamos miembros de la UE,

espero que también

lleguemos a serlo de la OTAN.

Y, por último, 2011 podría ser el año

en que Serbia empiece a recuperar

su posición como centro neurálgico

de los Balcanes Occidentales,

con el apoyo del resto

de los países de la región.

Es el año en que ya no se la ve

como situada hacia Oriente u Occidente,

sino sólo como parte de

una región europea emergente.

El 80% de las inversiones

en Serbia vienen de la UE,

El 70% de nuestros activos bancarios

provienen de la eurozona.

Estamos abiertos

a las inversiones chinas.

Se ha intentando constantemente

estereotipar a Serbia:

Oriente - Occidente.

Como cualquier país europeo

perseguimos la diversificación

para superar esta crisis.

La cuestión es que debemos

confiar los unos en los otros.

Olvidar lo malo del pasado y

compartir lo bueno.

Debemos construir

nuestro futuro común

sobre la base de esas cosas

buenas de nuestro pasado

para convertirnos por fin en europeos

y dejar de ser sólo balcánicos.

Leer más:Balcanes
¿Nuevo en la Revista?
Leer más:
citas
Aristóteles
Boletín
Asegúrese de no perderse nada
"El único Estado estable es aquel
en que todos los ciudadanos son iguales ante la ley."
SOBRE LA REVISTA
Go to
NATO A to Z
NATO Multimedia Library
NATO Channel
Compartir esto
Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
Delicious
Delicious
Google Buzz
Google Buzz
diggIt
Digg It
RSS
RSS
You Tube
You Tube