Donde vienen a hablar los expertos

Mladic, la justicia y 2011: la visión de Croacia

2011 fue un año importante para Croacia. La Revista de la OTAN entrevistó a su presidente el día que se confirmó su ingreso en la Unión Europea, y le preguntó si este año ha habido más debates sobre el futuro de los Balcanes Occidentales que reflexiones sobre su pasado.

Mladic, la justicia y 2011:

la visión del presidente croata.

Señor Presidente, ¿cree usted

que este año con la detención

del general Ratko Mladic

hemos alcanzado un hito

en la región de los

Balcanes Occidentales?

¿Cree que eso significa

que la región puede mirar

hacia delante en vez

de hacia detrás?

El castigo de los crímenes de guerra

es muy importante para la reconciliación.

Ratko Mladic es uno de los

principales sospechosos

y ahora será juzgado

ante el ICTY.

Pero no es el único.

No hay paz sin justicia.

Esto significa que

tenemos que estar dispuestos

a castigar a cualquiera que

cometiese crímenes de guerra.

Todos los criminales de todos los

bandos. Ese es el principio básico

porque si no se trata igual

a todos los criminales de guerra

no habrá un sentimiento

de justicia y reconciliación.

¿Cree que la sentencia

del Tribunal de La Haya

será aceptada por todas las partes

en los Balcanes Occidentales?

Si analiza lo que se ha escrito

sobre el ICTY en los

diferentes países de la región,

parece que no todos lo

consideran un tribunal justo.

Pero la realidad es diferente.

Ellos tienen sus criterios.

No se puede contentar

siempre a todos,

pero es indudable que La Haya

cambió la actitud de la justicia

a pesar de todos los fallos

que se puedan alegar.

Y eso es importante, porque

ha cambiado el planteamiento

de la justicia nacional

de todos los países.

Y todo empezó a partir del ICTY

porque al principio de la guerra,

y tras su final,

no todos los países querían

perseguir a los criminales de guerra.

Así que La Haya es muy importante,

pero es aún más importante

que en cada país se trate justamente

el tema de los criminales de guerra.

De modo que ahora todos los

tribunales pueden investigar

y ocuparse de los casos

a muy alto nivel.

Croacia ha firmado hoy el

tratado de ingreso en la UE

y es posible que el año

que viene se confirme

el estatus de candidata de Serbia.

¿Cree que estos hechos implican

que la región está ahora

más integrada?

Hay una especie

de integración nueva.

Nadie piensa en reconstruir

la antigua Yugoslavia.

Eso ya no es posible con

todo lo que ha ocurrido,

pero hay que unir en Europa a todos

los países surgidos de Yugoslavia

y eso es muy importante porque

mi política, la política de mi país,

y espero que también la de

todos los dirigentes de la región,

consiste en edificar una zona de paz,

estabilidad, seguridad y cooperación.

Eso es importante, no sólo para

nosotros, sino también para Europa.

Todavía sigue habiendo

discrepancias entre

los países de los Balcanes

en cuestiones de propiedad,

vías fluviales, riberas, etc.

¿Cree que ahora que han

podido ocuparse de

las grandes cuestiones,

las de los crímenes de guerra,

será más fácil resolver las

cuestiones de menos nivel?

Indudablemente, eso contribuye

a crear una nueva atmósfera,

pero lo primero es que los

dirigentes de la región entiendan

que un enfoque diferente,

no la guerra ni la guerra fría,

es la mejor manera de forjar

las relaciones en la región.

Así que pienso que desde

hace un año o dos,

tenemos un planteamiento nuevo.

Por fin empezamos a discutir sobre

cuestiones muy complicadas:

desaparecidos, fronteras,

asuntos económicos,

o la herencia de la

antigua Yugoslavia.

Son cuestiones realmente difíciles,

pero tenemos que

empezar a resolverlas

y el primer paso es

siempre el más difícil.

Ya hemos dado ese primer paso,

y ahora tenemos que continuar.

Y lo más importante...

Por ejemplo: las fronteras.

Croacia tiene problemas

fronterizos con Serbia, Eslovenia

Bosnia y Herzegovina,

y Montenegro,

pero ya no se trata de un

problema político complejo.

Lo consideramos un problema

legal a revolver con un arbitraje

de la Corte Internacional de Justicia

o mediante negociaciones.

Así que el ambiente es totalmente

distinto al de hace diez años.

Ahora podemos discutir sobre

cualquier cosa de forma amistosa.

Usted ha mencionado los

asuntos económicos. ¿Cree que

con una Serbia que posiblemente

ingrese en la UE en un futuro próximo,

una Croacia que va

a ingresar pronto,

y una Eslovenia que ha ya

entrado; cree que entre todos

pueden conseguir que la economía

de Europa Suroriental se convierta

en un centro neurálgico, al

estar ahora más integrada?

Ahora mantenemos

relaciones comerciales.

No siempre son maravillosas,

pero comerciamos,

tenemos empresas creadas

en diferentes países

que operan en la región. Y

los resultados están a la vista.

Precisamente ayer estuve

en la presentación pública de

un programa conjunto de

Bosnia y Herzegovina y Croacia.

Es importante porque no se

trata de un programa local,

sino que se va a exportar

material médico a todo el mundo.

Así que éste es un buen ejemplo,

y espero que nuestras economías,

por el interés propio de cada país,

puedan mejorar gracias

a la cooperación.

Y se ha celebrado aquí,

en Bruselas, una conferencia

sobre los problemas de los Balcanes,

de la zona de los Balcanes Occidentales,

sobre si tienen ahora los mismos

problemas que el resto del mundo

Los problemas de su región, ¿son

ahora similares a los del resto?

Los problemas económicos son más

o menos iguales en toda Europa,

pero me gustaría resaltar una cosa:

Es cierto que tenemos problemas

sin resolver entre los países,

pero actualmente en Europa Suroriental,

en los Balcanes Occidentales,

los problemas internos de los países

son mucho más graves

que los que hay entre los países.

Como en Bosnia y Herzegovina,

o las relaciones entre Serbia y

Kosovo, dos países distintos,

pero con diferencias políticas

muy importantes.

Ahora existe un buen ambiente

para resolver todos esos problemas.

Ahora es el momento de empezar

a forjar unas relaciones nuevas.

Y creo que es

la responsabilidad específica

de los dirigentes regionales porque

esta generación de políticos

no debe transmitir estos problemas

a la próxima generación

Resultaría muy arriesgado, para

la región y para Europa.

Algunos comentaristas

han indicado que 2011

podría ser el año en que los países

de los Balcanes Occidentales

empiecen a reconectarse en vez de

apartarse unos de otros, como

hicieron en el pasado.

¿Es eso cierto, o

cree que los choques

entre Kosovo y Serbia

por disputas fronterizas

demuestran que en

la región no todos

han abandonado la violencia?

Es indudable que la historia

forma parte de la vida cotidiana.

Existe una herencia, que por

desgracia es una herencia de odio,

sobre todo en ciertas zonas

de los Balcanes Occidentales,

pero esa es la responsabilidad

de los políticos actuales.

Tienen que romper esta tradición,

tienen que crear relaciones nuevas

y resolver todos esos problemas.

Una última pregunta.

Al hablar de la reconciliación,

todos han mencionado

la importancia que tiene.

¿Cuándo cree que puede completarse

el proceso de reconciliación

y qué importancia ha tenido

2011 al respecto?

Se producen altibajos.

Sobre todo en ciertas

partes de esta región,

no siempre la situación

ha ido a mejor.

También a veces las cosas van

a peor, pero la tendencia está clara.

El planteamiento general es positivo.

Creo que nadie va a decir

en qué fecha exacta

vamos a tener

paz y prosperidad,

pero es indudable que ahora

estamos en el buen camino

y que la resolución completa de todos

los problemas no va a ser mañana mismo.

Necesitamos tiempo, seguimos

necesitando tiempo,

pero lo importante es

que la tendencia es evidente.

Si compara nuestras relaciones,

la relaciones de Croacia con Serbia,

Bosnia y Herzegovina,

Eslovenia o Montenegro,

ve que no tienene ni

punto de comparación.

La diferencia es muy,

muy importante.

Señor Presidente,

muchas gracias.

Mladic, la justicia y 2011:

la visión del presidente croata.

Señor Presidente, ¿cree usted

que este año con la detención

del general Ratko Mladic

hemos alcanzado un hito

en la región de los

Balcanes Occidentales?

¿Cree que eso significa

que la región puede mirar

hacia delante en vez

de hacia detrás?

El castigo de los crímenes de guerra

es muy importante para la reconciliación.

Ratko Mladic es uno de los

principales sospechosos

y ahora será juzgado

ante el ICTY.

Pero no es el único.

No hay paz sin justicia.

Esto significa que

tenemos que estar dispuestos

a castigar a cualquiera que

cometiese crímenes de guerra.

Todos los criminales de todos los

bandos. Ese es el principio básico

porque si no se trata igual

a todos los criminales de guerra

no habrá un sentimiento

de justicia y reconciliación.

¿Cree que la sentencia

del Tribunal de La Haya

será aceptada por todas las partes

en los Balcanes Occidentales?

Si analiza lo que se ha escrito

sobre el ICTY en los

diferentes países de la región,

parece que no todos lo

consideran un tribunal justo.

Pero la realidad es diferente.

Ellos tienen sus criterios.

No se puede contentar

siempre a todos,

pero es indudable que La Haya

cambió la actitud de la justicia

a pesar de todos los fallos

que se puedan alegar.

Y eso es importante, porque

ha cambiado el planteamiento

de la justicia nacional

de todos los países.

Y todo empezó a partir del ICTY

porque al principio de la guerra,

y tras su final,

no todos los países querían

perseguir a los criminales de guerra.

Así que La Haya es muy importante,

pero es aún más importante

que en cada país se trate justamente

el tema de los criminales de guerra.

De modo que ahora todos los

tribunales pueden investigar

y ocuparse de los casos

a muy alto nivel.

Croacia ha firmado hoy el

tratado de ingreso en la UE

y es posible que el año

que viene se confirme

el estatus de candidata de Serbia.

¿Cree que estos hechos implican

que la región está ahora

más integrada?

Hay una especie

de integración nueva.

Nadie piensa en reconstruir

la antigua Yugoslavia.

Eso ya no es posible con

todo lo que ha ocurrido,

pero hay que unir en Europa a todos

los países surgidos de Yugoslavia

y eso es muy importante porque

mi política, la política de mi país,

y espero que también la de

todos los dirigentes de la región,

consiste en edificar una zona de paz,

estabilidad, seguridad y cooperación.

Eso es importante, no sólo para

nosotros, sino también para Europa.

Todavía sigue habiendo

discrepancias entre

los países de los Balcanes

en cuestiones de propiedad,

vías fluviales, riberas, etc.

¿Cree que ahora que han

podido ocuparse de

las grandes cuestiones,

las de los crímenes de guerra,

será más fácil resolver las

cuestiones de menos nivel?

Indudablemente, eso contribuye

a crear una nueva atmósfera,

pero lo primero es que los

dirigentes de la región entiendan

que un enfoque diferente,

no la guerra ni la guerra fría,

es la mejor manera de forjar

las relaciones en la región.

Así que pienso que desde

hace un año o dos,

tenemos un planteamiento nuevo.

Por fin empezamos a discutir sobre

cuestiones muy complicadas:

desaparecidos, fronteras,

asuntos económicos,

o la herencia de la

antigua Yugoslavia.

Son cuestiones realmente difíciles,

pero tenemos que

empezar a resolverlas

y el primer paso es

siempre el más difícil.

Ya hemos dado ese primer paso,

y ahora tenemos que continuar.

Y lo más importante...

Por ejemplo: las fronteras.

Croacia tiene problemas

fronterizos con Serbia, Eslovenia

Bosnia y Herzegovina,

y Montenegro,

pero ya no se trata de un

problema político complejo.

Lo consideramos un problema

legal a revolver con un arbitraje

de la Corte Internacional de Justicia

o mediante negociaciones.

Así que el ambiente es totalmente

distinto al de hace diez años.

Ahora podemos discutir sobre

cualquier cosa de forma amistosa.

Usted ha mencionado los

asuntos económicos. ¿Cree que

con una Serbia que posiblemente

ingrese en la UE en un futuro próximo,

una Croacia que va

a ingresar pronto,

y una Eslovenia que ha ya

entrado; cree que entre todos

pueden conseguir que la economía

de Europa Suroriental se convierta

en un centro neurálgico, al

estar ahora más integrada?

Ahora mantenemos

relaciones comerciales.

No siempre son maravillosas,

pero comerciamos,

tenemos empresas creadas

en diferentes países

que operan en la región. Y

los resultados están a la vista.

Precisamente ayer estuve

en la presentación pública de

un programa conjunto de

Bosnia y Herzegovina y Croacia.

Es importante porque no se

trata de un programa local,

sino que se va a exportar

material médico a todo el mundo.

Así que éste es un buen ejemplo,

y espero que nuestras economías,

por el interés propio de cada país,

puedan mejorar gracias

a la cooperación.

Y se ha celebrado aquí,

en Bruselas, una conferencia

sobre los problemas de los Balcanes,

de la zona de los Balcanes Occidentales,

sobre si tienen ahora los mismos

problemas que el resto del mundo

Los problemas de su región, ¿son

ahora similares a los del resto?

Los problemas económicos son más

o menos iguales en toda Europa,

pero me gustaría resaltar una cosa:

Es cierto que tenemos problemas

sin resolver entre los países,

pero actualmente en Europa Suroriental,

en los Balcanes Occidentales,

los problemas internos de los países

son mucho más graves

que los que hay entre los países.

Como en Bosnia y Herzegovina,

o las relaciones entre Serbia y

Kosovo, dos países distintos,

pero con diferencias políticas

muy importantes.

Ahora existe un buen ambiente

para resolver todos esos problemas.

Ahora es el momento de empezar

a forjar unas relaciones nuevas.

Y creo que es

la responsabilidad específica

de los dirigentes regionales porque

esta generación de políticos

no debe transmitir estos problemas

a la próxima generación

Resultaría muy arriesgado, para

la región y para Europa.

Algunos comentaristas

han indicado que 2011

podría ser el año en que los países

de los Balcanes Occidentales

empiecen a reconectarse en vez de

apartarse unos de otros, como

hicieron en el pasado.

¿Es eso cierto, o

cree que los choques

entre Kosovo y Serbia

por disputas fronterizas

demuestran que en

la región no todos

han abandonado la violencia?

Es indudable que la historia

forma parte de la vida cotidiana.

Existe una herencia, que por

desgracia es una herencia de odio,

sobre todo en ciertas zonas

de los Balcanes Occidentales,

pero esa es la responsabilidad

de los políticos actuales.

Tienen que romper esta tradición,

tienen que crear relaciones nuevas

y resolver todos esos problemas.

Una última pregunta.

Al hablar de la reconciliación,

todos han mencionado

la importancia que tiene.

¿Cuándo cree que puede completarse

el proceso de reconciliación

y qué importancia ha tenido

2011 al respecto?

Se producen altibajos.

Sobre todo en ciertas

partes de esta región,

no siempre la situación

ha ido a mejor.

También a veces las cosas van

a peor, pero la tendencia está clara.

El planteamiento general es positivo.

Creo que nadie va a decir

en qué fecha exacta

vamos a tener

paz y prosperidad,

pero es indudable que ahora

estamos en el buen camino

y que la resolución completa de todos

los problemas no va a ser mañana mismo.

Necesitamos tiempo, seguimos

necesitando tiempo,

pero lo importante es

que la tendencia es evidente.

Si compara nuestras relaciones,

la relaciones de Croacia con Serbia,

Bosnia y Herzegovina,

Eslovenia o Montenegro,

ve que no tienene ni

punto de comparación.

La diferencia es muy,

muy importante.

Señor Presidente,

muchas gracias.

Leer más:Balcanes
¿Nuevo en la Revista?
Leer más:
citas
Aristóteles
Boletín
Asegúrese de no perderse nada
"El único Estado estable es aquel
en que todos los ciudadanos son iguales ante la ley."
SOBRE LA REVISTA
Go to
NATO A to Z
NATO Multimedia Library
NATO Channel
Compartir esto
Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
Delicious
Delicious
Google Buzz
Google Buzz
diggIt
Digg It
RSS
RSS
You Tube
You Tube