IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  
 

Las armas ligeras incluyen revólveres, pistolas, rifles, carabinas, metralletas, fusiles de asalto y ametralladoras ligeras. De los 200 millones de armas de fuego militares en el mundo, sobran al menos 76 millones.

© Reuter Ho New

Las armas ligeras sirven de poco sin balas, pero hay de sobra para todos. Cada año se fabrican 12 mil millones de ellas.

© Reuter Stringer México

Destruir armas es uno de los métodos que se usan para evitar que hagan más daño, pero se trata de una tarea que se hace cada vez más difícil. Cada año se fabrican más de 8 millones de armas ligeras.

© Reuter Antony Njuguna

Viktor Boult está preso en espera de juicio en EEUU, acusado de vender armas a un buen número de países. Se cree que en algunas guerras civiles vendió armas a los dos bandos, pese al embargo decretado por la comunidad internacional contra este tipo de operaciones. Sus presuntas actividades le hicieron ganar el apodo de "rompe sanciones".

© Reuter Ho New

Las actuaciones contra las minas antipersona han sido uno de los aspectos más exitosos de la lucha contra el armamento ligero y de pequeño calibre. Cuanta más cobertura conseguían, más países se comprometían a eliminarlas. Los Balcanes son ahora la primera zona del mundo libre de arsenales de minas antipersona.

© Reuter Olivier Hoslet-Pool

Uno de los peligros de las armas ligeras es su posible uso en Artefactos Explosivos Improvisados (IEDs), un reto que las tropas tienen que afrontar casi a diario en Afganistán, con minas, cohetes y otras municiones reconvertidas en trampas explosivas en cunetas.

© Reuter Shamil Zhumatov

La destrucción de ciertos tipos de munición es vital para evitar robos o explosiones accidentales, pero también existe una conciencia creciente (y nuevas prácticas) para garantizar que esa eliminación se realiza de forma segura desde el punto de vista medioambiental.

© Reuter Patrick de Noirmont

Los MANPADS (sistemas antiaéreos portátiles) son una de las armas que más atención reciben tanto de los que quieren protegerlos como de los que quieren hacerse con ellos. Ya se han usado en al menos un atentado terrorista frustrado contra un vuelo comercial, y hay una gran cantidad de ellos desaparecidos en todo el mundo.

Las pistolas matan más gente en la vida civil que en el campo de batalla. Ponerlas fuera de circulación es una tarea fundamental para los países desarrollados o en vías de desarrollo. En la imagen, la policía alemana exhibe un alijo de pistolas.

© Reuter Alex Domanski

En 2011 los Aliados y Socios de la OTAN habían destruido mediante proyectos de la Fundación de la Alianza 105 millones de balas, 4,2 millones de minas terrestres, 2 millones de granadas de mano, 9.300 cohetes y misiles, y 1.000 sistemas antiaéreos portátiles (MANPADS).

© NATO

Las armas ligeras incluyen revólveres, pistolas, rifles, carabinas, metralletas, fusiles de asalto y ametralladoras ligeras. De los 200 millones de armas de fuego militares en el mundo, sobran al menos 76 millones.

© Reuter Ho New

Las armas ligeras sirven de poco sin balas, pero hay de sobra para todos. Cada año se fabrican 12 mil millones de ellas.

© Reuter Stringer México

Destruir armas es uno de los métodos que se usan para evitar que hagan más daño, pero se trata de una tarea que se hace cada vez más difícil. Cada año se fabrican más de 8 millones de armas ligeras.

© Reuter Antony Njuguna

Viktor Boult está preso en espera de juicio en EEUU, acusado de vender armas a un buen número de países. Se cree que en algunas guerras civiles vendió armas a los dos bandos, pese al embargo decretado por la comunidad internacional contra este tipo de operaciones. Sus presuntas actividades le hicieron ganar el apodo de "rompe sanciones".

© Reuter Ho New

Las actuaciones contra las minas antipersona han sido uno de los aspectos más exitosos de la lucha contra el armamento ligero y de pequeño calibre. Cuanta más cobertura conseguían, más países se comprometían a eliminarlas. Los Balcanes son ahora la primera zona del mundo libre de arsenales de minas antipersona.

© Reuter Olivier Hoslet-Pool

Uno de los peligros de las armas ligeras es su posible uso en Artefactos Explosivos Improvisados (IEDs), un reto que las tropas tienen que afrontar casi a diario en Afganistán, con minas, cohetes y otras municiones reconvertidas en trampas explosivas en cunetas.

© Reuter Shamil Zhumatov

La destrucción de ciertos tipos de munición es vital para evitar robos o explosiones accidentales, pero también existe una conciencia creciente (y nuevas prácticas) para garantizar que esa eliminación se realiza de forma segura desde el punto de vista medioambiental.

© Reuter Patrick de Noirmont

Los MANPADS (sistemas antiaéreos portátiles) son una de las armas que más atención reciben tanto de los que quieren protegerlos como de los que quieren hacerse con ellos. Ya se han usado en al menos un atentado terrorista frustrado contra un vuelo comercial, y hay una gran cantidad de ellos desaparecidos en todo el mundo.

Las pistolas matan más gente en la vida civil que en el campo de batalla. Ponerlas fuera de circulación es una tarea fundamental para los países desarrollados o en vías de desarrollo. En la imagen, la policía alemana exhibe un alijo de pistolas.

© Reuter Alex Domanski

En 2011 los Aliados y Socios de la OTAN habían destruido mediante proyectos de la Fundación de la Alianza 105 millones de balas, 4,2 millones de minas terrestres, 2 millones de granadas de mano, 9.300 cohetes y misiles, y 1.000 sistemas antiaéreos portátiles (MANPADS).

© NATO

Compartir    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink