IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  

Resolución 1325: ¿Feliz décimo cumpleaños?

Get the Flash Player to see this player.

Hace diez años las NU pidieron incrementar la participación de las mujeres en la resolución de conflictos, conseguir un mayor respeto a sus derechos en las guerras, y prestar más atención a sus puntos de vista en el mantenimiento de la paz. ¿Hasta qué punto ha cambiado la suerte de las mujeres?

 Subtítulos: / NO

Las mujeres y las niñas son

las primeras víctimas de cualquier guerra.

Se nos usa como un elemento más

dentro de la estrategia bélica.

Si analizamos la situación de las mujeres,

vemos que suele ser la peor

tanto en los conflictos como

en otras situaciones comprometidas.

Lo que opino de la Resolución 1325 es que abarca muchísimo.

Se ocupa de las mujeres que están sobre el terreno,

formando parte de la población local.

¿Cómo podemos protegerlas?

Si contempla esto desde el punto de vista del poder,

desde el punto de vista del capital,

se trata de cambiar actitudes

y de cambiar el juego de poderes.

La Resolución 1325 de las Naciones Unidas

ha representado un hito.

La resolución más importante de la historia

en lo que se refiere a combatir

la violencia sexual contra las mujeres.

Por ejemplo, en España tenemos

nuestro propio plan de acción

para implementar esta resolución, y puedo asegurarle

que han sido muy importantes, y por eso quiero resaltarlos,

los esfuerzos de la OTAN para implementarla

en nuestras operaciones de mantenimiento de la paz.

Si analizamos nuestra misión en Afganistán,

está claro que las mujeres soldado son capaces

de tratar con la población sobre el terreno.

A las mujeres se les permite hablar con nuestras soldados,

pero no con sus colegas masculinos.

Así que esto representa una oportunidad

para llegar a la población,

haciéndolo además de la forma adecuada,

sin herir sensibilidades religiosas o culturales.

Las estadísticas dicen que, en general, las mujeres

tenemos una mayor sensibilidad en tareas de construcción,

mantenimiento y fomento de la paz.

Una de nuestras mejores destrezas

es nuestra capacidad para el diálogo y el consenso.

Ningún país puede permitirse desperdiciar

el 50% de su inteligencia y experiencia,

que reside en sus mujeres.

Lo principal es que siempre que planifiquemos

o adiestremos a nuestras tropas

debemos pensar que incluir mujeres

supone disfrutar de un mejor ambiente y de oportunidades

que no tenemos solamente con hombres.

En España la presencia de mujeres en el ejército

estaba vetada hace veinte años.

Ahora el 12% de los miembros de nuestras

fuerzas armadas son mujeres,

el 9% en las operaciones.

Y España es actualmente el segundo país de la Unión Europea

en lo relativo al número de mujeres en las fuerzas armadas.

Y estamos muy orgullosos de ello.

Las mujeres resultan imprescindibles

sobre el terreno, en el teatro de operaciones,

por ejemplo en la misión de la OTAN en Afganistán, la ISAF.

Si el objetivo principal consiste

en ganarnos el corazón de la población afgana,

necesitamos un vínculo entre las mujeres desplegadas

y la población femenina de Afganistán.

Si no fuera así, no podríamos implementar

la mayoría de los programas necesarios

para tener éxito en esta misión.

No se trata de celebrar ahora una gran fiesta,

porque es algo que hacemos a diario,

cada vez que entrenamos a nuestros soldados

o planificamos misiones, sólo lo hemos

puesto dentro del marco general

del modo en que nos ocupamos de las fuerzas armadas.

Y esa es la mejor forma de hacerlo,

en vez de celebrarlo cada diez años

tenemos que hacerlo día a día.

Las mujeres y las niñas son

las primeras víctimas de cualquier guerra.

Se nos usa como un elemento más

dentro de la estrategia bélica.

Si analizamos la situación de las mujeres,

vemos que suele ser la peor

tanto en los conflictos como

en otras situaciones comprometidas.

Lo que opino de la Resolución 1325 es que abarca muchísimo.

Se ocupa de las mujeres que están sobre el terreno,

formando parte de la población local.

¿Cómo podemos protegerlas?

Si contempla esto desde el punto de vista del poder,

desde el punto de vista del capital,

se trata de cambiar actitudes

y de cambiar el juego de poderes.

La Resolución 1325 de las Naciones Unidas

ha representado un hito.

La resolución más importante de la historia

en lo que se refiere a combatir

la violencia sexual contra las mujeres.

Por ejemplo, en España tenemos

nuestro propio plan de acción

para implementar esta resolución, y puedo asegurarle

que han sido muy importantes, y por eso quiero resaltarlos,

los esfuerzos de la OTAN para implementarla

en nuestras operaciones de mantenimiento de la paz.

Si analizamos nuestra misión en Afganistán,

está claro que las mujeres soldado son capaces

de tratar con la población sobre el terreno.

A las mujeres se les permite hablar con nuestras soldados,

pero no con sus colegas masculinos.

Así que esto representa una oportunidad

para llegar a la población,

haciéndolo además de la forma adecuada,

sin herir sensibilidades religiosas o culturales.

Las estadísticas dicen que, en general, las mujeres

tenemos una mayor sensibilidad en tareas de construcción,

mantenimiento y fomento de la paz.

Una de nuestras mejores destrezas

es nuestra capacidad para el diálogo y el consenso.

Ningún país puede permitirse desperdiciar

el 50% de su inteligencia y experiencia,

que reside en sus mujeres.

Lo principal es que siempre que planifiquemos

o adiestremos a nuestras tropas

debemos pensar que incluir mujeres

supone disfrutar de un mejor ambiente y de oportunidades

que no tenemos solamente con hombres.

En España la presencia de mujeres en el ejército

estaba vetada hace veinte años.

Ahora el 12% de los miembros de nuestras

fuerzas armadas son mujeres,

el 9% en las operaciones.

Y España es actualmente el segundo país de la Unión Europea

en lo relativo al número de mujeres en las fuerzas armadas.

Y estamos muy orgullosos de ello.

Las mujeres resultan imprescindibles

sobre el terreno, en el teatro de operaciones,

por ejemplo en la misión de la OTAN en Afganistán, la ISAF.

Si el objetivo principal consiste

en ganarnos el corazón de la población afgana,

necesitamos un vínculo entre las mujeres desplegadas

y la población femenina de Afganistán.

Si no fuera así, no podríamos implementar

la mayoría de los programas necesarios

para tener éxito en esta misión.

No se trata de celebrar ahora una gran fiesta,

porque es algo que hacemos a diario,

cada vez que entrenamos a nuestros soldados

o planificamos misiones, sólo lo hemos

puesto dentro del marco general

del modo en que nos ocupamos de las fuerzas armadas.

Y esa es la mejor forma de hacerlo,

en vez de celebrarlo cada diez años

tenemos que hacerlo día a día.

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink