IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  

2010: ¿El año cero para el cero nuclear?

Get the Flash Player to see this player.

¿Será 2010 el año decisivo para saber si podemos conseguir un mundo sin armas nucleares? Con tantas decisiones cruciales en la agenda, desde el START hasta la Cumbre sobre Seguridad Nuclear, ¿recordará la historia las decisiones adoptadas en 2010 como la clave principal del desarme nuclear?

 Subtítulos: / NO

Como la espada de Damocles

el holocausto nuclear ha amenazado

al mundo desde mediados de los 40.

Pero nunca se produjo un

conflicto nuclear. ¿Por qué?

Es por pura suerte que no

haya habido un desastre nuclear

en los últimos 65 años

desde la Segunda Guerra Mundial.

No tuvo nada que ver con el liderazgo

o la estabilidad inherente

al sistema de armamentos nucleares.

Fue pura suerte.

Tuvimos mucha, muchísima, suerte durante

65 años, y no hubo una guerra nuclear.

Pero no es razonable pensar que

la suerte seguirá indefinidamente.

Hay muchas historias de desastres

nucleares durante la guerra fría.

Mi favorita es de la época

de la crisis de los misiles con Cuba,

ahora que sabemos que hubo

armas nucleares en territorio cubano

y en submarinos soviéticos en la zona,

además de la que venía en barco

y fue bloqueada.

Uno de los incidentes se produjo

durante ese bloqueo naval,

cuando EEUU lanzó cargas

de profundidad sólo para indicar

que la cosa iba en serio,

pero sin pretender hundir nada,

y una de las cargas averió

el sistema de comunicaciones

de un submarino soviético,

y según el protocolo si un submarino

quedaba incomunicado

y no sabía si había estallado la guerra

la decisión de disparar o no

sus armas nucleares

se sometía a votación entre los tres

oficiales superiores del submarino.

Así que éstos votaron si disparaban

sus torpedos con cabeza nuclear,

y decidieron por 2 a 1

que no lo harían.

Por el voto de un marinero soviético

se evitó una Tercera Guerra Mundial.

Durante la guerra fría se pensó que

la disuasión servía al interés nacional.

Algunos piensan que ahora

ocurre justo al revés.

Vamos a ser los que

sufran el ataque

de terroristas o países revolucionarios.

Así que es mejor que intentemos

movilizar a todo el mundo

para que abominen de estas armas,

y eso por nuestro propio interés nacional.

Cualquiera que fuera la utilidad

de las armas nucleares en el pasado,

como elemento estabilizador

en los años de la guerra fría,

en el siglo XXI el que alguien

posea armas nucleares

provoca muchos más problemas

que los que resuelve.

Las armas nucleares sirven

sobre todo como disuasión,

pero aparte de eso, ¿hasta qué

punto son útiles y seguras?

A ningún ejército le gustan,

porque se llevan el dinero

que podrían usar en otras cosas

y no creen que

lleguen a usarlas.

Así que resultan totalmente inútiles,

y sin embargo nos amenazan a todos.

Todavía hay 2.000 armas

en alerta máxima.

Tenemos unos sistemas

de mando y control

que no son mucho mejores

que los de la guerra fría.

y que en algunos países nucleares

no son precisamente buenos.

Y existe la posibilidad de ciberataques

mucho más sofisticados

que introduzcan información falsa

en los sistemas, provoquen

confusión y ansiedad, así

como errores informáticos o humanos.

EEUU y Rusia forman

parte de una coalición

que insiste en que la República Islámica

de Irán haga frente a las consecuencias.

Este punto de vista tan diferente

ha desembocado en nuevas actitudes

respecto al desarme

y la no proliferación.

No creo que el problema sea ahora

peor que en otras épocas.

Sino que ahora las armas nucleares

resultan menos útiles.

Así que estamos menos dispuestos

a defender el armamento nuclear,

que nos resulta más problemático.

Así que cuando otros lo quieren,

parece algo mucho peor.

Las dos principales

potencias nucleares

se han comprometido a avanzar

hacia el desarme nuclear total.

Los avances

pueden ser vacilantes

y no especialmente grandes,

pero la dirección es positiva.

Y así hemos llegado a 2010,

con las armas nucleares en el candelero.

¿Será este el año clave

para la odisea nuclear?

Cuando uno reúne los elementos

que están sobre la mesa,

las dos conferencias,

la Cumbre sobre Seguridad nuclear

y la Conferencia de Revisión de mayo,

se ve que hay también otras cuestiones

como el gran problema de Irán.

Si llegamos a final de año con avances

positivos en casi todos los frentes,

se podrá mantener el impulso.

Es algo importante, la revisión

de la doctrina nuclear en EEUU,

y la que ya hemos realizado en Rusia.

Pero no creo que vaya

a ser una especie de año clave.

Todo el mundo sabe

que a la administración de Washington

le gustaría conseguir el desarme

y habría una cierta

permisividad al respecto.

Así que ahora estaríamos

en algo similar a un tiempo muerto.

Con independencia de los progresos

conseguidos en 2010

algunas amenazas nucleares pueden

seguir siendo totalmente impredecibles.

Me preocupan India y Pakistán,

en el sentido de que si se produce

otro ataque como el de Mumbai,

si hay un gran atentado terrorista en India,

los indios han avisado

que no van a contenerse

y que le darán una lección a Pakistán

por apoyar organizaciones terroristas.

Pakistán afirma:

Hemos atendido a EEUU

y movido nuestras fuerzas

para luchar en Afganistán.

Somos vulnerables frente a la India.

Así que si la India intenta darnos

una lección, usaremos las armas nucleares.

Dado que es mucho más probable

un atentado terrorista en la India

que la adquisición de armas atómicas

por parte de Al Qaeda,

la amenaza nuclear que me preocupa

es un posible conflicto entre India y Pakistán,

que ninguno de ellos desea.

Como la espada de Damocles

el holocausto nuclear ha amenazado

al mundo desde mediados de los 40.

Pero nunca se produjo un

conflicto nuclear. ¿Por qué?

Es por pura suerte que no

haya habido un desastre nuclear

en los últimos 65 años

desde la Segunda Guerra Mundial.

No tuvo nada que ver con el liderazgo

o la estabilidad inherente

al sistema de armamentos nucleares.

Fue pura suerte.

Tuvimos mucha, muchísima, suerte durante

65 años, y no hubo una guerra nuclear.

Pero no es razonable pensar que

la suerte seguirá indefinidamente.

Hay muchas historias de desastres

nucleares durante la guerra fría.

Mi favorita es de la época

de la crisis de los misiles con Cuba,

ahora que sabemos que hubo

armas nucleares en territorio cubano

y en submarinos soviéticos en la zona,

además de la que venía en barco

y fue bloqueada.

Uno de los incidentes se produjo

durante ese bloqueo naval,

cuando EEUU lanzó cargas

de profundidad sólo para indicar

que la cosa iba en serio,

pero sin pretender hundir nada,

y una de las cargas averió

el sistema de comunicaciones

de un submarino soviético,

y según el protocolo si un submarino

quedaba incomunicado

y no sabía si había estallado la guerra

la decisión de disparar o no

sus armas nucleares

se sometía a votación entre los tres

oficiales superiores del submarino.

Así que éstos votaron si disparaban

sus torpedos con cabeza nuclear,

y decidieron por 2 a 1

que no lo harían.

Por el voto de un marinero soviético

se evitó una Tercera Guerra Mundial.

Durante la guerra fría se pensó que

la disuasión servía al interés nacional.

Algunos piensan que ahora

ocurre justo al revés.

Vamos a ser los que

sufran el ataque

de terroristas o países revolucionarios.

Así que es mejor que intentemos

movilizar a todo el mundo

para que abominen de estas armas,

y eso por nuestro propio interés nacional.

Cualquiera que fuera la utilidad

de las armas nucleares en el pasado,

como elemento estabilizador

en los años de la guerra fría,

en el siglo XXI el que alguien

posea armas nucleares

provoca muchos más problemas

que los que resuelve.

Las armas nucleares sirven

sobre todo como disuasión,

pero aparte de eso, ¿hasta qué

punto son útiles y seguras?

A ningún ejército le gustan,

porque se llevan el dinero

que podrían usar en otras cosas

y no creen que

lleguen a usarlas.

Así que resultan totalmente inútiles,

y sin embargo nos amenazan a todos.

Todavía hay 2.000 armas

en alerta máxima.

Tenemos unos sistemas

de mando y control

que no son mucho mejores

que los de la guerra fría.

y que en algunos países nucleares

no son precisamente buenos.

Y existe la posibilidad de ciberataques

mucho más sofisticados

que introduzcan información falsa

en los sistemas, provoquen

confusión y ansiedad, así

como errores informáticos o humanos.

EEUU y Rusia forman

parte de una coalición

que insiste en que la República Islámica

de Irán haga frente a las consecuencias.

Este punto de vista tan diferente

ha desembocado en nuevas actitudes

respecto al desarme

y la no proliferación.

No creo que el problema sea ahora

peor que en otras épocas.

Sino que ahora las armas nucleares

resultan menos útiles.

Así que estamos menos dispuestos

a defender el armamento nuclear,

que nos resulta más problemático.

Así que cuando otros lo quieren,

parece algo mucho peor.

Las dos principales

potencias nucleares

se han comprometido a avanzar

hacia el desarme nuclear total.

Los avances

pueden ser vacilantes

y no especialmente grandes,

pero la dirección es positiva.

Y así hemos llegado a 2010,

con las armas nucleares en el candelero.

¿Será este el año clave

para la odisea nuclear?

Cuando uno reúne los elementos

que están sobre la mesa,

las dos conferencias,

la Cumbre sobre Seguridad nuclear

y la Conferencia de Revisión de mayo,

se ve que hay también otras cuestiones

como el gran problema de Irán.

Si llegamos a final de año con avances

positivos en casi todos los frentes,

se podrá mantener el impulso.

Es algo importante, la revisión

de la doctrina nuclear en EEUU,

y la que ya hemos realizado en Rusia.

Pero no creo que vaya

a ser una especie de año clave.

Todo el mundo sabe

que a la administración de Washington

le gustaría conseguir el desarme

y habría una cierta

permisividad al respecto.

Así que ahora estaríamos

en algo similar a un tiempo muerto.

Con independencia de los progresos

conseguidos en 2010

algunas amenazas nucleares pueden

seguir siendo totalmente impredecibles.

Me preocupan India y Pakistán,

en el sentido de que si se produce

otro ataque como el de Mumbai,

si hay un gran atentado terrorista en India,

los indios han avisado

que no van a contenerse

y que le darán una lección a Pakistán

por apoyar organizaciones terroristas.

Pakistán afirma:

Hemos atendido a EEUU

y movido nuestras fuerzas

para luchar en Afganistán.

Somos vulnerables frente a la India.

Así que si la India intenta darnos

una lección, usaremos las armas nucleares.

Dado que es mucho más probable

un atentado terrorista en la India

que la adquisición de armas atómicas

por parte de Al Qaeda,

la amenaza nuclear que me preocupa

es un posible conflicto entre India y Pakistán,

que ninguno de ellos desea.

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink