NATO REVIEW 2010
Edición actual:
Seguridad marítima: ¿Hundirse o nadar?
En el próximo número Proliferación nuclear: ¿A punto de brotar?
 Vídeos
 RSS
 Suscripción
Todos los archivos - Calendario
IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
© - Acerca de
  
 Suscripción
Seguridad marítima: ¿Hundirse o nadar?
¿Cómo mantener seguros los mares? ¿Cuánto les cuesta la piratería a armadores y aseguradoras? ¿Van a ampliarse las operaciones marítimas antiterroristas? En este número de la Revista de la OTAN analizamos cómo afecta lo que ocurre en el mar a los que viven en tierra. Hemos interrogado a militares y empresarios sobre la importancia real de la piratería y nos hemos embarcado en una operación de la OTAN para ver de cerca lo que la Alianza hace en el mar.
La Revista de la OTAN se embarca durante un día en la Operación Active Endeavour, para ver cómo vigila estrechamente el Mediterráneo - y su forma de actuar.
Lord Levene, presidente de la aseguradora Lloyd de Londres, nos ofrece sus opiniones sobre las principales amenazas contra la navegación y el impacto de la piratería sobre el comercio mundial.
¿Cómo percibe un contralmirante que ha pasado más de 30 años en la armada los cambios en la situación marítima? Jorgen Berggrav habla sobre amenazas, cómo enfrentarse a ellas y los cambios necesarios.
¿Es éste de verdad el final de la era naval? ¿Podrían aparecer en el futuro otros mares sin ley? ¿Cómo afectará el cambio climático al entorno marítimo? Diego Ruiz Palmer analiza todas esas cuestiones.
No se ha producido ni un solo incidente con detención de terroristas en el Mediterráneo desde el inicio de las operaciones antiterroristas en 2001. Conoceremos cómo preservan la seguridad marítima.

Resulta fácil olvidar, a la vista de los retos de seguridad que nos rodean, que el 70 por ciento del planeta está cubierto por las aguas. Nuestra atención suele centrarse en lo que sucede en el otro 30 por ciento de tierra, en gran parte inhabitable.

Pero quizás las cosas estén cambiando.

La razón es que el nuevo mundo interconectado no consiste tan sólo en telecomunicaciones de tecnología punta. También se trata de productos tangibles. Y cuando hay que trasladar mercancías por todo el mundo, sigue existiendo una única opción: el agua.

La gasolina de su coche, el café de su taza y el ordenador con el que lee este artículo es muy probable que hayan pasado algún tiempo en el mar. Así que un mundo más intercomunicado no solamente es vulnerable a los virus informáticos o a la disponibilidad de Internet: también lo es en el mar.

Hasta hace poco los esfuerzos se han concentrado en impedir que los terroristas utilicen el mar. Pero ahora ha reaparecido una vieja amenaza de siglos pretéritos, la piratería.

En este número analizamos la evolución de los métodos de protección en el mar, lo que esta evolución implica para el comercio y de dónde vendrán los retos futuros.

Paul King