IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  

La OTAN y la Agencia de Defensa Europea - un juego de suma no nula

En épocas de subida de impuestos suele repetirse el mantra de que "juntos somos más fuertes". Dos grandes organizaciones de seguridad están descubriendo que la frase, aún siendo un tópico, no deja de ser cierta.

© Reuters/David Lewis

En mayo de 2010 el Grupo de Expertos que elaboraba recomendaciones para el nuevo Concepto Estratégico dijo que la transformación de la OTAN hacia capacidades dinámicas militares y políticas exigía un compromiso firme con una financiación más eficiente.

La OTAN, al igual que otras organizaciones internacionales, se enfrenta a las restricciones presupuestarias de sus miembros. La colaboración en proyectos de defensa y la optimización en la duplicación de capacidades son esenciales para su éxito. Un área clave para la mejora sería la colaboración con la Unión Europea (UE).

El 75 por ciento de los miembros de la Alianza son también signatarios del Tratado de Lisboa y constituyen mayoría dentro de la UE. Todos los países miembros de la UE (salvo Dinamarca) y Noruega (mediante acuerdos administrativos) colaboran activamente apoyando proyectos y programas de la Agencia de Defensa Europa (EDA).

Aunque la Agencia se creó en julio de 2004, ya es un hecho aceptado que la cooperación con la OTAN en el desarrollo de capacidades resulta esencial para los países participantes. A fin de cuentas, son esos mismos países los que tienen que estirar sus presupuestos para cumplir con la Agencia y con sus obligaciones con la coalición transatlántica.

Parece existir un entendimiento implícito entre la OTAN y la EDA de que impulsar las capacidades de defensa no puede considerarse un juego de suma nula

La fragmentación de los presupuestos de defensa de las agencias y programas puede socavar peligrosamente los objetivos de seguridad de los países. Afortunadamente, parece existir el entendimiento implícito entre la OTAN y la EDA de que las capacidades avanzadas de defensa no pueden considerarse un juego de suma nula. Las dos son conscientes de que la colaboración maximizaría la rentabilidad para las dos partes.

Dentro del Marco de Acuerdos OTAN-UE se elaboró el mecanismo de Desarrollo de Capacidades Coherentes para potenciar la cooperación entre las dos organizaciones. Por eso, hasta los críticos presupuestarios más severos tienen que admitir que las dos entidades al menos están buscando oportunidades para rentabilizar su dinero de forma conjunta.

Comparar peras con manzanas

Uno de los principales objetivos de las dos organizaciones es seguir mejorando la interoperatividad, así que sus intereses coinciden a menudo en capacidades avanzadas como transporte aéreo, lucha contra artefactos explosivos improvisados (C-IED) y capacidades químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (CBRN).

La EDA no pretende reinventar la rueda si la Alianza ya tiene estándares y conceptos militares aplicables y transferibles. Por ejemplo, en lo referente a prácticas de normalización de material de defensa la EDA aboga por el uso de las Condiciones Ambientales y Procedimientos de Prueba Aliados de la OTAN para las pruebas ambientales.

Sin embargo, la EDA y la OTAN deben mostrar prudencia para no subestimar los riesgos de la normalización conjunta. Aunque las adquisiciones para defensa aportan economías de escala y pueden hacer que el mercado de defensa sea más competitivo y bajar los precios, también pueden resultar contraproducentes. ¿Por qué? Porque un proceso sin control podría desembocar en oligopolios o incluso monopolios en vez de en una mayor competencia –al contrario, habría menos competencia- y en unos precios más altos.

© Reuters/David Lewis

Además, una normalización y armonización excesivas pueden dañar la innovación y aumentar la probabilidad de que aparezca un “punto crítico de fallo”. Así que en el campo de la seguridad y defensa encontrar el equilibrio perfecto es más importante que en cualquier otro.

Afortunadamente los desarrollos de capacidades de la OTAN y la EDA a menudo se complementan.

Por ejemplo, para afrontar los problemas mutuos de disponibilidad de helicópteros las dos organizaciones están coordinando su trabajo con los países miembros para desarrollar capacidades adicionales de transporte aéreo para futuras misiones.

La EDA ayudó a las tripulaciones de helicópteros Mi de la República Checa a mejorar su técnica en terrenos difíciles permitiéndoles realizar entrenamientos tácticos. El “Ejercicio de montaña multinacional Gap 09” de la EDA, en el que participaron expertos del Centro Conjunto de Competencia en Poderío Aéreo (JAPCC/OTAN), se combinó con la Iniciativa del “Grupo de Trabajo del Helicóptero HIP” de la OTAN.

Se espera que el proyecto multinacional de la OTAN liderado por la República Checa aumente las capacidades de transporte aéreo de la coalición en despliegues sobre el terreno, compartiendo los helicópteros disponibles con países que carecen de ellos.

Los desarrollos de capacidades de la OTAN y la EDA a menudo se complementan

Mejor juntos

Cuando se creó la EDA hubo quien se preguntó si era realmente necesaria otra burocracia de seguridad, y si no hubiera sido más eficiente el usar la OTAN para atender los objetivos estratégicos de la UE.

Pero la OTAN y la EDA han conseguido desarrollar un enfoque colaborativo en varias áreas, como la protección contra amenazas CBRN (químicas, biológicas, radiológicas y nucleares): la Agencia se concentra principalmente en las amenazas biológicas y la OTAN en las químicas.

Si las dos organizaciones logran sinergias a más largo plazo podrían llegar a crear un modelo de recursos públicos compartidos de forma constructiva.

Aunque la crisis financiera pueda haber sido la causa inicial, ahora parece que existe la percepción de las capacidades de seguridad y defensa como bienes colectivos, en los que la estrategia dominante resulta ser un juego de suma no nula.

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink