¿El tiempo lo es todo?

Get the Flash Player to see this player.

El mismo concepto, diferentes perspectivas: Vídeo 1

¿Cómo afectará el marco temporal del nuevo Concepto Estratégico a sus resultados? ¿Será capaz de afrontar las amenazas de los próximos decenios? ¿Cómo cambiará la forma en la que colaboran las organizaciones internacionales? Y ¿cómo afectarán estos cambios a los hombres y mujeres de uniforme? En esta sección se analizan en detalle todas estas cuestiones.

 Subtítulos: / NO

El mismo concepto, diferentes perspectivas

¿Cómo afectará el marco temporal del nuevo Concepto Estratégico a sus resultados? ¿Será capaz de afrontar las amenazas de los próximos decenios? ¿Cómo cambiará la forma en la que colaboran las organizaciones internacionales? Y ¿cómo afectarán estos cambios a los hombres y mujeres de uniforme? En esta sección se analizan en detalle todas estas cuestiones.

Se está debatiendo el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN

en mitad de la peor crisis financiera en muchas décadas.

¿Cómo afectará esto a las decisiones sobre el rumbo de la OTAN?

Se suele decir que una crisis representa siempre una oportunidad

y creo que ésta podría servir para evaluar con realismo nuestras capacidades.

Tenemos una reponsabilidad

que no se ve reducida ni limitada a causa de la crisis.

Las cosas difícilmente pueden ponerse mucho peor.

Así que si se satisfacen los requisitos con los presupuestos actuales,

se podrá asegurar la capacidad

de aplicar esa estrategia cuando se recupere la economía.

No sólo se trata de que haya poco dinero,

el gasto en defensa seguramente será de los más afectados por los recortes.

Y ahora resulta especialmente difícil

porque en las democracias los presupuestos de defensa

suelen verse mucho más afectados que otras partidas.

Así que es inevitable que la escasez

de recursos para la defensa afecte a nuestros planes.

Tenemos que adoptar un planteamiento realista

y analizar cuidadosamente todos los objetivos que ambicionamos.

La crisis resultará útil porque algunas cosas no ocurrirán.

Nos guste o no.

Algunas ideas grandiosas sobre proyección lejana de fuerzas

de forma rápida y masiva... No va a ser posible, nos guste o no.

Los Aliados tendrán que modificar sus actividades esenciales.

Según algunos, como muchos Aliados no alcanzaron el gasto previsto,

ahora no es el momento de nuevos recortes.

Ahora mismo quizás seis Aliados cumplan el objetivo del 2%.

La mitad de los Aliados gastan el 50% de su presupuesto en personal.

El poco dinero disponible que tienen

lo usan para financiar las operaciones de Afganistán

a costa de sacrificar la modernización y el I+D.

Yo recomendaría presionar, dinamizar a los jefes de Estado

para que ordenen a sus ministros de Hacienda

que aporten recursos para sus homólogos de Defensa.

Llegando ahora a ese compromiso previo se reduciría mucho el coste final.

La crisis financiera es un hecho, pero no debe sobrevalorarse.

No creo que esta crisis financiera o una recesión

sean excusas para no cumplir los compromisos.

Sabemos que cada país contribuye de una manera diferente.

Se trata más de voluntad política que de limitaciones financieras.

No es sólo cuestión de dinero, sino también de solidaridad aliada.

Los norteamericanos lo han dicho claramente:

los que no puedan enviar tropas a Afganistán pueden hacer otras cosas.

Así que, efectivamente, el dinero es un problema...

No hay más, así que tenemos que pensar... no sirve de nada quejarse.

Revisar ahora el Concepto Estratégico tiene varias ventajas.

Una de las más importantes es que el debate se produce

dentro de un clima transatlántico bastante mejorado.

Los cambios de gobierno en las dos orillas del Atlántico

y el que Francia se haya reintegrado completamente en la OTAN,

han creado un clima más posibilista.

En los últimos cinco o seis años han desaparecido muchos rencores.

El liderazgo ha cambiado desde los malos tiempos de 2000.

Obama no es Bush, Sarkozy no es Chirac,

y Merkel no es Schroeder.

Por eso creo que ahora los planetas están alineados

y es el momento de un nuevo concepto más claro

y que dé más motivos a la opinión pública para apoyar la OTAN.

Se está debatiendo el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN

en mitad de la peor crisis financiera en muchas décadas.

¿Cómo afectará esto a las decisiones sobre el rumbo de la OTAN?

Se suele decir que una crisis representa siempre una oportunidad

y creo que ésta podría servir para evaluar con realismo nuestras capacidades.

Tenemos una reponsabilidad

que no se ve reducida ni limitada a causa de la crisis.

Las cosas difícilmente pueden ponerse mucho peor.

Así que si se satisfacen los requisitos con los presupuestos actuales,

se podrá asegurar la capacidad

de aplicar esa estrategia cuando se recupere la economía.

No sólo se trata de que haya poco dinero,

el gasto en defensa seguramente será de los más afectados por los recortes.

Y ahora resulta especialmente difícil

porque en las democracias los presupuestos de defensa

suelen verse mucho más afectados que otras partidas.

Así que es inevitable que la escasez

de recursos para la defensa afecte a nuestros planes.

Tenemos que adoptar un planteamiento realista

y analizar cuidadosamente todos los objetivos que ambicionamos.

La crisis resultará útil porque algunas cosas no ocurrirán.

Nos guste o no.

Algunas ideas grandiosas sobre proyección lejana de fuerzas

de forma rápida y masiva... No va a ser posible, nos guste o no.

Los Aliados tendrán que modificar sus actividades esenciales.

Según algunos, como muchos Aliados no alcanzaron el gasto previsto,

ahora no es el momento de nuevos recortes.

Ahora mismo quizás seis Aliados cumplan el objetivo del 2%.

La mitad de los Aliados gastan el 50% de su presupuesto en personal.

El poco dinero disponible que tienen

lo usan para financiar las operaciones de Afganistán

a costa de sacrificar la modernización y el I+D.

Yo recomendaría presionar, dinamizar a los jefes de Estado

para que ordenen a sus ministros de Hacienda

que aporten recursos para sus homólogos de Defensa.

Llegando ahora a ese compromiso previo se reduciría mucho el coste final.

La crisis financiera es un hecho, pero no debe sobrevalorarse.

No creo que esta crisis financiera o una recesión

sean excusas para no cumplir los compromisos.

Sabemos que cada país contribuye de una manera diferente.

Se trata más de voluntad política que de limitaciones financieras.

No es sólo cuestión de dinero, sino también de solidaridad aliada.

Los norteamericanos lo han dicho claramente:

los que no puedan enviar tropas a Afganistán pueden hacer otras cosas.

Así que, efectivamente, el dinero es un problema...

No hay más, así que tenemos que pensar... no sirve de nada quejarse.

Revisar ahora el Concepto Estratégico tiene varias ventajas.

Una de las más importantes es que el debate se produce

dentro de un clima transatlántico bastante mejorado.

Los cambios de gobierno en las dos orillas del Atlántico

y el que Francia se haya reintegrado completamente en la OTAN,

han creado un clima más posibilista.

En los últimos cinco o seis años han desaparecido muchos rencores.

El liderazgo ha cambiado desde los malos tiempos de 2000.

Obama no es Bush, Sarkozy no es Chirac,

y Merkel no es Schroeder.

Por eso creo que ahora los planetas están alineados

y es el momento de un nuevo concepto más claro

y que dé más motivos a la opinión pública para apoyar la OTAN.

Vídeos de El mismo concepto, diferentes perspectivas:

1. Una batalla de conceptos

2. ¿El tiempo lo es todo?

3. Nuevos tiempos, nuevas amenazas, nuevas respuestas

4. ¿Cómo afecta todo esto a los militares?

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink