¿Cómo afecta todo esto a los militares?

Get the Flash Player to see this player.

El mismo concepto, diferentes perspectivas: Vídeo 4

¿Cómo afectará el marco temporal del nuevo Concepto Estratégico a sus resultados? ¿Será capaz de afrontar las amenazas de los próximos decenios? ¿Cómo cambiará la forma en la que colaboran las organizaciones internacionales? Y ¿cómo afectarán estos cambios a los hombres y mujeres de uniforme? En esta sección se analizan en detalle todas estas cuestiones.

 Subtítulos: / NO

El mismo concepto, diferentes perspectivas

¿Cómo afectará el marco temporal del nuevo Concepto Estratégico a sus resultados? ¿Será capaz de afrontar las amenazas de los próximos decenios? ¿Cómo cambiará la forma en la que colaboran las organizaciones internacionales? Y ¿cómo afectarán estos cambios a los hombres y mujeres de uniforme? En esta sección se analizan en detalle todas estas cuestiones.

El nuevo Concepto Estratégico no sirve sólo para examinar los nuevos retos

y desarrollar asociaciones. También debe jugar un papel esencial

en la decisión de cómo adaptar los ejércitos de la OTAN.

Creo que la opinión de los militares resulta fundamental.

Por ejemplo, supongamos en nuestro caso..

Primero el Grupo de Expertos asesora sobre la nueva estrategia,

hasta llegar al Secretario General,

y a los países, que redactan una nueva estrategia.

Y suponga que entonces los militares dijeran:

Muy bonita, pero no podemos aplicarla. Es inútil.

No tiene sentido que los países

quieran mantener sus soluciones militares integrales

en vez de centrarse en la especialización y las capacidades de nicho.

Si ese es el camino a seguir, y creo que el correcto, entonces

hemos de usar capacidades como la fuerza de respuesta de la OTAN

y utilizar nuestras inversiones

para desarrollar conjuntamente esas unidades especializadas.

Los costes y las respuestas colectivas son cuestiones prioritarias.

Entre los conceptos clave está la factibilidad de las fuerzas militares.

¿Cómo lograr que los ejércitos actuales, o los integrados en la OTAN

puedan usarse de forma cooperativa?

Antes los países confiaban en empresas que producían capacidades

sin un conocimiento claro del coste total de la propiedad.

Cualquier país, incluido EEUU, que intente hacerlo todo

acabará inmerso en una crisis de factibilidad.

Los cambios necesarios, sobre todo durante la crisis financiera,

obligarán a trabajar conjuntamente a los sectores público y privado.

Tiene que ser uno de esos esfuerzos de todos a la una.

Cuando ves el asunto en detalle...

Ves que la defensa consume recursos militares, gubernamentales y comerciales.

Y si hay que recortar personal

eso no implica que las fuerzas deban estar menos preparadas.

Lo que se puede hacer es racionalizar la fuerza de trabajo,

es decir, los puestos necesarios para conseguir esa disponibilidad

y ese proyecto futuro, y ninguno más.

Si intentas hacer de todo para mantener puestos de trabajo

no conseguirás que funcione.

El entorno de seguridad actual exige una modernización permanente.

Creo que... cuando te planteas el modernizar una fuerza,

deberías empezar con el mando, control,

inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

Al final, se trata de la salud de la Alianza, sus compromisos

con una modernización constante, los programas de defensa...

De ahí salen tus capacidades. Si no lo haces así,

acabarás sufriendo una severa penalización,

y el coste total puede ser enorme, como han descubierto los países.

Al final, se trata de garantizar que no haya que usar la fuerza militar.

Si analizas la guerra de forma global...

.... lo que quieres no es una fuerza que tenga que combatir,

sino una fuerza con suficiente información para evitar la lucha.

Tenemos que aumentar el esfuerzo conjunto dentro de la Alianza,

así cada uno invierte sólo un poco logrando un mayor esfuerzo colectivo.

En época de contracción financiera, con presupuestos de defensa a la baja,

tenemos que hacer más, no menos, dentro de la OTAN.

Ese es el propósito fundamental de la Alianza.

El nuevo Concepto Estratégico no sirve sólo para examinar los nuevos retos

y desarrollar asociaciones. También debe jugar un papel esencial

en la decisión de cómo adaptar los ejércitos de la OTAN.

Creo que la opinión de los militares resulta fundamental.

Por ejemplo, supongamos en nuestro caso..

Primero el Grupo de Expertos asesora sobre la nueva estrategia,

hasta llegar al Secretario General,

y a los países, que redactan una nueva estrategia.

Y suponga que entonces los militares dijeran:

Muy bonita, pero no podemos aplicarla. Es inútil.

No tiene sentido que los países

quieran mantener sus soluciones militares integrales

en vez de centrarse en la especialización y las capacidades de nicho.

Si ese es el camino a seguir, y creo que el correcto, entonces

hemos de usar capacidades como la fuerza de respuesta de la OTAN

y utilizar nuestras inversiones

para desarrollar conjuntamente esas unidades especializadas.

Los costes y las respuestas colectivas son cuestiones prioritarias.

Entre los conceptos clave está la factibilidad de las fuerzas militares.

¿Cómo lograr que los ejércitos actuales, o los integrados en la OTAN

puedan usarse de forma cooperativa?

Antes los países confiaban en empresas que producían capacidades

sin un conocimiento claro del coste total de la propiedad.

Cualquier país, incluido EEUU, que intente hacerlo todo

acabará inmerso en una crisis de factibilidad.

Los cambios necesarios, sobre todo durante la crisis financiera,

obligarán a trabajar conjuntamente a los sectores público y privado.

Tiene que ser uno de esos esfuerzos de todos a la una.

Cuando ves el asunto en detalle...

Ves que la defensa consume recursos militares, gubernamentales y comerciales.

Y si hay que recortar personal

eso no implica que las fuerzas deban estar menos preparadas.

Lo que se puede hacer es racionalizar la fuerza de trabajo,

es decir, los puestos necesarios para conseguir esa disponibilidad

y ese proyecto futuro, y ninguno más.

Si intentas hacer de todo para mantener puestos de trabajo

no conseguirás que funcione.

El entorno de seguridad actual exige una modernización permanente.

Creo que... cuando te planteas el modernizar una fuerza,

deberías empezar con el mando, control,

inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

Al final, se trata de la salud de la Alianza, sus compromisos

con una modernización constante, los programas de defensa...

De ahí salen tus capacidades. Si no lo haces así,

acabarás sufriendo una severa penalización,

y el coste total puede ser enorme, como han descubierto los países.

Al final, se trata de garantizar que no haya que usar la fuerza militar.

Si analizas la guerra de forma global...

.... lo que quieres no es una fuerza que tenga que combatir,

sino una fuerza con suficiente información para evitar la lucha.

Tenemos que aumentar el esfuerzo conjunto dentro de la Alianza,

así cada uno invierte sólo un poco logrando un mayor esfuerzo colectivo.

En época de contracción financiera, con presupuestos de defensa a la baja,

tenemos que hacer más, no menos, dentro de la OTAN.

Ese es el propósito fundamental de la Alianza.

Vídeos de El mismo concepto, diferentes perspectivas:

1. ¿El tiempo lo es todo?

2. Nuevos tiempos, nuevas amenazas, nuevas respuestas

3. Solos, fracasaremos

4. ¿Cómo afecta todo esto a los militares?

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink