General Klaus Naumann, ex Presidente del Comité Militar de la OTAN

Get the Flash Player to see this player.

Han pasado diez años desde el último Concepto Estratégico. ¿Qué factores influyeron en la elaboración de la versión de 1999, y en qué se diferenciaban de los actuales?

 Subtítulos: / NO

Qué ha cambiado desde 1999

Han pasado diez años desde el último Concepto Estratégico. ¿Qué factores influyeron en la elaboración de la versión de 1999, y en qué se diferenciaban de los actuales?

No tuvimos la suerte de contar

con un Grupo de Expertos en 1999.

Tuvimos que elaborarlo

entre estas cuatro paredes

y recuerdo perfectamente que

fue un proceso concienzudo

y a veces polémico.

La razón de que algunas cosas...

... quedaran un poco vagas fue

que éramos conscientes

de las posibles divisiones.

Por ejemplo, el tema de las armas

nucleares siguió más o menos

en la misma situación que antes.

Veo con creciente preocupación

que muchos países de

la OTAN se preparan

con sus programas de armamento

para una guerra del pasado

gastando el dinero del futuro.

Tenemos que cambiar eso.

Lo importante para el futuro es ante

todo ser superiores en la información.

y en ese sentido la OTAN

no está lo bastante desarrollada.

En segundo lugar, debemos

prepararnos para ciber-operaciones.

Y creo que en ese aspecto

la OTAN está sólo empezando

a pensar en la dimensión

del ciberespacio.

En tercer lugar... me temo

que debemos tener en cuenta

más que lo que hacemos

en este momento,

la posibilidad de una proliferación

de armas de destrucción masiva

y si estamos adecuadamente

preparados y equipados

por ejemplo para la CRBN,

la defensa contra amas químicas,

biológicas y nucleares.

No estoy seguro del todo.

La brecha en las capacidades ocupa

el segundo lugar en mis prioridades,

la primera es la voluntad política.

Si no conseguimos actuar

juntos como europeos,

hablar con una sola voz,

y hallar puntos de vista comunes

con nuestros socios norteamericanos,

entonces podemos olvidarnos

del tema de las capacidades.

Por supuesto, se trata de la

cuestión más grave y candente.

En este momento, aún

queda un proceso muy pesado

hasta que todos los países

de la OTAN tomen una decisión,

no sólo dentro del Consejo, sino

en todos sus niveles inferiores.

Mis antiguos colegas y yo propusimos

que la toma de decisiones

por consenso se reservase

en exclusiva para el Consejo.

En los niveles inferiores serían

decisiones por mayoría.

Así se aceleraría el proceso.

En la gestión de crisis el

factor tiempo resulta esencial,

igual que acelerar la elevación

del nivel de toma de decisiones

que se produce ahora en la OTAN

con 28 miembros, que no

nos permitiría llegar a tiempo.

Me parece que la nueva

administración norteamericana

del Presidente Obama ha

dado ya algunos pasos

acercándose a los europeos.

Pero debo decir, como europeo,

que no le hemos recompensado

con un mayor compromiso

con la causa común.

Y por eso, si los europeos

no actuamos conjuntamente,

especialmente en Afganistán,

podemos acabar provocando

una frustración creciente

de los norteamericanos...

Creo que... una de las lecciones

obtenidas en las accciones de la Alianza

es que ésta tiene que beneficiar

a todos sus socios.

Así que Europa no puede ser

sólo consumidor de seguridad.

Hemos de ser, junto a EEUU

proveedores de seguridad.

Creo que la cuestión central es:

¿Qué significará en el futuro

la defensa colectiva?

Eso es lo que esperan

los nuevos Aliados.

Ellos se incorporaron a la Alianza

porque querían ayudar al compromiso

norteamericano con Europa.

Y, con el telón de fondo

de una Rusia más enérgica,

que predente ser fuerte

aunque no lo sea en abosluto,

quieren tener la seguridad

de que la vieja fórmula

de uno para todos y todos

para uno sigue siendo válida.

Estoy seguro de que la defensa

colectiva y la garantía del Artículo 5

son la base fundamental

de la disposición de los países

para intervenir

fuera del área del Tratado.

Si las naciones no pueden decir

a su gente que está protegida,

nunca tendrán

apoyo popular

para enviar sus fuerzas

al peligro en cualquier lugar.

Hemos de encontrar fórmulas convincentes,

también en el nuevo Concepto,

que le digan a nuestra población

que hay que invertir en seguridad.

Por supuesto, de forma equilibrada,

pero creo que una de las tareas

principales del Concepto Estratégico

es contar la historia de los

logros de la OTAN a la gente,

y decirles que

debemos continuar

unidos en la Alianza Transatlántica,

pues no existe seguridad europea

sin Estados Unidos,

y EEUU también

necesita a Europa como socio.

No tuvimos la suerte de contar

con un Grupo de Expertos en 1999.

Tuvimos que elaborarlo

entre estas cuatro paredes

y recuerdo perfectamente que

fue un proceso concienzudo

y a veces polémico.

La razón de que algunas cosas...

... quedaran un poco vagas fue

que éramos conscientes

de las posibles divisiones.

Por ejemplo, el tema de las armas

nucleares siguió más o menos

en la misma situación que antes.

Veo con creciente preocupación

que muchos países de

la OTAN se preparan

con sus programas de armamento

para una guerra del pasado

gastando el dinero del futuro.

Tenemos que cambiar eso.

Lo importante para el futuro es ante

todo ser superiores en la información.

y en ese sentido la OTAN

no está lo bastante desarrollada.

En segundo lugar, debemos

prepararnos para ciber-operaciones.

Y creo que en ese aspecto

la OTAN está sólo empezando

a pensar en la dimensión

del ciberespacio.

En tercer lugar... me temo

que debemos tener en cuenta

más que lo que hacemos

en este momento,

la posibilidad de una proliferación

de armas de destrucción masiva

y si estamos adecuadamente

preparados y equipados

por ejemplo para la CRBN,

la defensa contra amas químicas,

biológicas y nucleares.

No estoy seguro del todo.

La brecha en las capacidades ocupa

el segundo lugar en mis prioridades,

la primera es la voluntad política.

Si no conseguimos actuar

juntos como europeos,

hablar con una sola voz,

y hallar puntos de vista comunes

con nuestros socios norteamericanos,

entonces podemos olvidarnos

del tema de las capacidades.

Por supuesto, se trata de la

cuestión más grave y candente.

En este momento, aún

queda un proceso muy pesado

hasta que todos los países

de la OTAN tomen una decisión,

no sólo dentro del Consejo, sino

en todos sus niveles inferiores.

Mis antiguos colegas y yo propusimos

que la toma de decisiones

por consenso se reservase

en exclusiva para el Consejo.

En los niveles inferiores serían

decisiones por mayoría.

Así se aceleraría el proceso.

En la gestión de crisis el

factor tiempo resulta esencial,

igual que acelerar la elevación

del nivel de toma de decisiones

que se produce ahora en la OTAN

con 28 miembros, que no

nos permitiría llegar a tiempo.

Me parece que la nueva

administración norteamericana

del Presidente Obama ha

dado ya algunos pasos

acercándose a los europeos.

Pero debo decir, como europeo,

que no le hemos recompensado

con un mayor compromiso

con la causa común.

Y por eso, si los europeos

no actuamos conjuntamente,

especialmente en Afganistán,

podemos acabar provocando

una frustración creciente

de los norteamericanos...

Creo que... una de las lecciones

obtenidas en las accciones de la Alianza

es que ésta tiene que beneficiar

a todos sus socios.

Así que Europa no puede ser

sólo consumidor de seguridad.

Hemos de ser, junto a EEUU

proveedores de seguridad.

Creo que la cuestión central es:

¿Qué significará en el futuro

la defensa colectiva?

Eso es lo que esperan

los nuevos Aliados.

Ellos se incorporaron a la Alianza

porque querían ayudar al compromiso

norteamericano con Europa.

Y, con el telón de fondo

de una Rusia más enérgica,

que predente ser fuerte

aunque no lo sea en abosluto,

quieren tener la seguridad

de que la vieja fórmula

de uno para todos y todos

para uno sigue siendo válida.

Estoy seguro de que la defensa

colectiva y la garantía del Artículo 5

son la base fundamental

de la disposición de los países

para intervenir

fuera del área del Tratado.

Si las naciones no pueden decir

a su gente que está protegida,

nunca tendrán

apoyo popular

para enviar sus fuerzas

al peligro en cualquier lugar.

Hemos de encontrar fórmulas convincentes,

también en el nuevo Concepto,

que le digan a nuestra población

que hay que invertir en seguridad.

Por supuesto, de forma equilibrada,

pero creo que una de las tareas

principales del Concepto Estratégico

es contar la historia de los

logros de la OTAN a la gente,

y decirles que

debemos continuar

unidos en la Alianza Transatlántica,

pues no existe seguridad europea

sin Estados Unidos,

y EEUU también

necesita a Europa como socio.

Vídeos de Qué ha cambiado desde 1999:

1. Historia: ¿Qué factores determinaron el concepto estratégico?

2. General Klaus Naumann, ex Presidente del Comité Militar de la OTAN

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink