Cuartel General de la OTAN: ¿La hora del cambio?

Get the Flash Player to see this player.

La importancia del nuevo concepto de la OTAN: Vídeo 2

Los principales cambios en el Concepto Estratégico deben referirse según unos a lo que hace la OTAN, y según otros a cómo lo hace – especialmente en lo relativo al trabajo interno de la organización. Vamos a presentar las diferentes prioridades.

 Subtítulos: / NO

La importancia del nuevo concepto de la OTAN

Los principales cambios en el Concepto Estratégico deben referirse según unos a lo que hace la OTAN, y según otros a cómo lo hace – especialmente en lo relativo al trabajo interno de la organización. Vamos a presentar las diferentes prioridades.

El mundo ha cambiado.

Las amenazas han cambiado.

También la OTAN ha cambiado.

Necesitamos, y tendremos,

un Concepto Estratégico

que tenga en cuenta la realidad

actual y los retos del mañana.

Mientras la OTAN prepara su visión de futuro

tiene la oportunidad de cambiar

lo que hace y el modo de hacerlo.

Esta organización necesita reformas.

Hay que potenciar el cargo

de Secretario General

dándole más discrecionalidad

sobre el personal, la financiación

y la capacidad de seguir realmente

la ruta que establece el Concepto.

Algunos señalan la burocracia atlántica

como el área más necesitada de reforma.

Si tienes 400 comités para

dirigir lo que en esencia

no es más que un Consejo,

entonces tienes un problema

¿Necesitamos todos esos comités

a los que el personal de la

OTAN asiste a diario?

Probablemente no. Han de acudir

a diecisiete reuniones cada día

así que les falta tiempo

para sentarse, relajarse

y meditar sobre su postura frente a

las grandes cuestiones del momento.

Una reforma integral y la reevaluación

de la forma de trabajar de la organización

en un mundo diferente, en el que la

necesidad de decisiones ágiles y rápidas,

basadas en análisis de calidad,

constituye una prioridad,

esas cosas deben incluirse en lo que intentamos

hacer. No podemos seguir como siempre.

Y el Concepto podría ayudar a que

la OTAN vuelva a ser un lugar, o el lugar,

en el que se celebran las consultas clave.

Dejamos de usar a la

OTAN como foro político.

Asumimos que nuestros

desacuerdos eran tan graves

que no tenía sentido acudir a

Bruselas buscando el consenso.

Otra consecuencia es que no

invertimos lo suficiente en la OTAN

porque no creemos que se esté

ocupando de nuestras amenazas

porque los Aliados mantienen

visiones divergentes sobre la OTAN.

La OTAN ha perdido su función

de foro transatlántico principal

para el debate de cuestiones, amenazas

e intereses estratégicos.

Algo que nos gustaría

que le ocurriera a la OTAN

es que como organización

volviera a ser el lugar

al que los miembros trasladan sus

problemas de seguridad internacional

para debartirlos, mantener consultas sobre

cómo actuar, y quizás establecer acciones.

El Concepto debería dejar claro

que la Alianza no es sólo un lugar

para aprobar estándares militares

que rijan nuestras operaciones

cuando ya se tomó la decisión

de emprender una misión.

Debe quedar claro que la OTAN es, por

encima de todo, una organización política

en la que nos sentamos y hablamos

no sólo de amenazas y problemas

que relacionados con el Artículo 5

sino también de todo el abanico

de cuestiones que nos preocupan.

¿En qué áreas de cambio de la

OTAN puede influir el Concepto?

La primera es el equilibrio

entre las operaciones,

y la segunda, el equilibrio

entre los puntos de vista

de los países grandes

y pequeños

para garantizar que éste

es nuestro Concepto Estratégico,

que todos los países se identifican

con él. Esto es muy importante.

Lo más importante,

lo que hay que hacer es...

reactivar el gran

pacto transatlántico

que mantuvimos durante

décadas en la guerra fría.

Los norteamericanos hacen algo

por los europeos, y viceversa.

En lo que habremos de tener mucho

cuidado es en que no haya miembros

de primera y segunda clase

dentro de la OTAN.

Todos estamos juntos en la lucha.

Todos estamos juntos en las operaciones.

Las amenazas actuales presentan

un campo de batalla multidimensional.

¿Qué implica esto para nuestras

relaciones con los socios?

Por ejemplo, ¿cómo afectaría

al Consejo OTAN-Rusia?

Creo que tenemos que reforzarlo

seriamente, y no con burócratas,

ya que, por lo que

pude apreciar,

la gente con la que me reuní

en las dos embajadas en Bruselas,

en la de la OTAN

y en la de la UE,

eran diplomáticos muy capacitados.

Lo que necesitamos son muchos más

expertos jóvenes, con buena formación

y un buen conocimiento de

las legislaciones de Occidente.

Pero ese intercambio cultural

debería producirse ya.

Y si lo hacemos de esa misma manera

en las negociaciones entre la OTAN y Rusia

en el Consejo y en la negociación

del acuerdo de cooperación

y asociación UE-Rusia,

obtendremos mejores resultados.

El mundo ha cambiado.

Las amenazas han cambiado.

También la OTAN ha cambiado.

Necesitamos, y tendremos,

un Concepto Estratégico

que tenga en cuenta la realidad

actual y los retos del mañana.

Mientras la OTAN prepara su visión de futuro

tiene la oportunidad de cambiar

lo que hace y el modo de hacerlo.

Esta organización necesita reformas.

Hay que potenciar el cargo

de Secretario General

dándole más discrecionalidad

sobre el personal, la financiación

y la capacidad de seguir realmente

la ruta que establece el Concepto.

Algunos señalan la burocracia atlántica

como el área más necesitada de reforma.

Si tienes 400 comités para

dirigir lo que en esencia

no es más que un Consejo,

entonces tienes un problema

¿Necesitamos todos esos comités

a los que el personal de la

OTAN asiste a diario?

Probablemente no. Han de acudir

a diecisiete reuniones cada día

así que les falta tiempo

para sentarse, relajarse

y meditar sobre su postura frente a

las grandes cuestiones del momento.

Una reforma integral y la reevaluación

de la forma de trabajar de la organización

en un mundo diferente, en el que la

necesidad de decisiones ágiles y rápidas,

basadas en análisis de calidad,

constituye una prioridad,

esas cosas deben incluirse en lo que intentamos

hacer. No podemos seguir como siempre.

Y el Concepto podría ayudar a que

la OTAN vuelva a ser un lugar, o el lugar,

en el que se celebran las consultas clave.

Dejamos de usar a la

OTAN como foro político.

Asumimos que nuestros

desacuerdos eran tan graves

que no tenía sentido acudir a

Bruselas buscando el consenso.

Otra consecuencia es que no

invertimos lo suficiente en la OTAN

porque no creemos que se esté

ocupando de nuestras amenazas

porque los Aliados mantienen

visiones divergentes sobre la OTAN.

La OTAN ha perdido su función

de foro transatlántico principal

para el debate de cuestiones, amenazas

e intereses estratégicos.

Algo que nos gustaría

que le ocurriera a la OTAN

es que como organización

volviera a ser el lugar

al que los miembros trasladan sus

problemas de seguridad internacional

para debartirlos, mantener consultas sobre

cómo actuar, y quizás establecer acciones.

El Concepto debería dejar claro

que la Alianza no es sólo un lugar

para aprobar estándares militares

que rijan nuestras operaciones

cuando ya se tomó la decisión

de emprender una misión.

Debe quedar claro que la OTAN es, por

encima de todo, una organización política

en la que nos sentamos y hablamos

no sólo de amenazas y problemas

que relacionados con el Artículo 5

sino también de todo el abanico

de cuestiones que nos preocupan.

¿En qué áreas de cambio de la

OTAN puede influir el Concepto?

La primera es el equilibrio

entre las operaciones,

y la segunda, el equilibrio

entre los puntos de vista

de los países grandes

y pequeños

para garantizar que éste

es nuestro Concepto Estratégico,

que todos los países se identifican

con él. Esto es muy importante.

Lo más importante,

lo que hay que hacer es...

reactivar el gran

pacto transatlántico

que mantuvimos durante

décadas en la guerra fría.

Los norteamericanos hacen algo

por los europeos, y viceversa.

En lo que habremos de tener mucho

cuidado es en que no haya miembros

de primera y segunda clase

dentro de la OTAN.

Todos estamos juntos en la lucha.

Todos estamos juntos en las operaciones.

Las amenazas actuales presentan

un campo de batalla multidimensional.

¿Qué implica esto para nuestras

relaciones con los socios?

Por ejemplo, ¿cómo afectaría

al Consejo OTAN-Rusia?

Creo que tenemos que reforzarlo

seriamente, y no con burócratas,

ya que, por lo que

pude apreciar,

la gente con la que me reuní

en las dos embajadas en Bruselas,

en la de la OTAN

y en la de la UE,

eran diplomáticos muy capacitados.

Lo que necesitamos son muchos más

expertos jóvenes, con buena formación

y un buen conocimiento de

las legislaciones de Occidente.

Pero ese intercambio cultural

debería producirse ya.

Y si lo hacemos de esa misma manera

en las negociaciones entre la OTAN y Rusia

en el Consejo y en la negociación

del acuerdo de cooperación

y asociación UE-Rusia,

obtendremos mejores resultados.

Vídeos de La importancia del nuevo concepto de la OTAN:

1. El tema fundamental a abordar en el Concepto Estratégico es ...

2. Cuartel General de la OTAN: ¿La hora del cambio?

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink