IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUBSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  

Entrevista: Soren Gade, Ministro de Defensa de Dinamarca

Get the Flash Player to see this player.

El Ministro de Defensa de Dinamarca, Soren Gade, describe las actuaciones de su país ante las nuevas cuestiones que surgen en el Polo Norte.

En esta entrevista habla sobre cómo integrar las actuaciones civiles y militares, la situación de Groenlandia y la cuestión del petróleo.

Duración del vídeo: 11:15 minutos

 Subtítulos: Activar / Desactivar

Søren Gade es el Ministro de Defensa de Dinamarca.

La Revista de la OTAN conversó con él durante una conferencia sobre el Polo Norte celebrada en Reikiavik

en enero y le preguntó por la posición danesa respecto a los acontecimientos de la región.

¿Cómo determinaría usted la frontera entre temas civiles y militares en el Polo Norte?

Resulta muy, muy difícil porque en mi calidad de Ministro de Defensa

tengo grandes responsabilidades en Groenlandia,

pero muchas de ellas en realidad son de tipo civil.

En Dinamarca no resulta tan complicado porque todas estas tareas me corresponden a mí,

así que se trata de labores civiles realizadas por las Fuerzas Armadas.

Y no tengo ningún problema de coordinación conmigo mismo,

pero muchos países sí que tienen problemas de coordinación entre civiles y militares.

Y hablando de la coordinación allí, ¿cómo de difícil resulta coordinar los retos

que surgen en el Ártico? Por ejemplo, la energía y el medio ambiente.

Interesante pregunta. El Polo Norte está de moda en la actualidad,

pero dentro de unos años será todavía más importante.

Considero este seminario como una forma de reiniciar el debate sobre el Polo Norte.

Nos enfrentamos a un montón de retos,

que irán aumentando a medida que vaya disminuyendo la capa de hielo

y puedan levantarse campos petrolíferos e instalaciones similares en la región.

No cabe la menor duda de va a resultar peligroso

y de que surgirán un montón de problemas medioambientales,

y si se producen cambios en la región, si se empieza

a buscar petróleo en la zona, habrá repercusiones sobre el medio ambiente.

Aunque se haga todo lo posible por protegerlo… surgirán problemas.

Y tendremos que solucionarlos. Debemos asegurarnos

de lo que pasará si un barco

se hunde y se produce un vertido de petróleo, y cosas por el estilo.

Realmente, no hay una respuesta fácil para esto,

porque hay miles de kilómetros de costa y aunque se haga lo mismo

que en las aguas propias, por decirlo de alguna manera, sigue siendo muy difícil limpiar

el petróleo vertido.Las condiciones ambientales son muy duras, y surgen un montón de problemas.

Debemos asegurarnos de que coordinamos los recursos limitados de todos los países

que tienen intereses en la zona. Y aunque lo logremos, incluso

si lo logramos al 100%, no podremos resolver todos los problemas.

Tengo que advertir desde el principio que, por muy bien que lo hagamos,

siempre podrá haber algún problema, como un barco que se hunda y no podamos

ocuparnos de todos los pasajeros o no podamos llegar a tiempo,

aunque hayamos entrenado a fondo,

y hayamos coordinado todo, si el vertido es muy grande no podemos solucionarlo.

Así que existen muchos problemas, pero eso no debe impedir que nos coordinemos,

por eso mismo es tan importante un seminario como éste, porque se recogen

un montón de opiniones y puntos de vista diferentes.

Desde el punto de vista militar, el ministro noruego de Asuntos Exteriores

ha hecho un gran discurso sobre estas cuestiones.

Y existe una gran audiencia, una audiencia amplia.

Incluso muchos colegas y expertos del sur de Europa

están aquí presentes, entre nosotros. Constituye un problema y un reto para todos nosotros.

¿Cómo calificaría el nivel de cooperación actual entre los Aliados?

En mi opinión no es se ha desarrollado lo suficiente. Creo que se puede mejorar.

Y creo que se puede mejorar también en el aspecto militar.

No me parece que exista oposición a una mayor cooperación.

Es necesario entender el problema, ponerlo sobre la mesa como lo estamos haciendo.

Dinamarca mantiene actualmente una buena cooperación con Islandia.

Tenemos un Memorándum de Entendimiento.

Nos ayudamos mutuamente en el campo de la búsqueda y salvamento.

Nos ayudamos en el adiestramiento… la guardia costera islandesa

y la marina danesa mantienen una excelente cooperación.

Tratamos de hacerlo todo dentro del marco de los países nórdicos.

Pero todo es mejorable.

Se sigue discutiendo entre los países septentrionales

sobre cómo colaborar en caso de un vertido de petróleo en la zona escandinava.

No obstante, tenemos que hacerlo mejor en el Ártico

y tenemos que trabajar más con los aliados y amigos de la región.

Y, por supuesto, también con Rusia. Es un actor muy importante en esta zona.

Algunos científicos de la región con los que he hablado,

creen que está claro que desconocemos muchas cosas.

¿Es esa falta de conocimiento sobre el Polo Norte

uno de los mayores retos que presenta la región?

En efecto. Hay muchos problemas, como el del marco legal a aplicar.

Porque ¿de quién es esa región? Tenemos la declaración de Ilulissat,

que, en mi opinión, es un documento muy importante.

En él reconocemos que todo debe decidirse según las leyes internacionales.

Se trata de un buen comienzo porque evitará una carrera de armamentos en la región,

y nadie tendrá que establecer tropas en la zona para demostrar su derecho de propiedad.

Y eso es muy importante.

Pero, el hecho de que puede haber mucho petróleo en la zona,

tiene una importancia fundamental para todos los países,

porque cualquier país puede considerarse rico si tiene mucho petróleo

de su propiedad y está dispuesto a explotarlo.

Quizás no ahora con el barril a 40 dólares, pero a 140 dólares la cosa cambiaría.

Así es que sí, tiene usted razón, no sabemos suficiente.

Gastamos mucho dinero en investigación en esa zona.

No sólo Dinamarca, sino todos los países de la región:

Rusia, Canadá, EEUU, Noruega, Dinamarca y otros países,

todos invierten mucho dinero para conocer mejor esta región tan vulnerable.

Pero tiene usted toda la razón, todavía no sabemos lo suficiente.

¿Es posible que algunos de los problemas surgidos se deban únicamente

a una interpretación errónea de la situación del Polo Norte,

porque cuatro de los países árticos sean miembros de la OTAN y el otro sea Rusia?

Tenemos que borrar esa imagen, porque no se trata de la OTAN contra Rusia.

Pero es difícil porque mientras había un montón de hielo que seguía inmutable,

y todos creíamos que seguiría así durante miles de años,

no parecía que hubiera ningún problema importante.

Pero ahora sí que hay un problema. No se trata de la OTAN contra el resto del mundo,

y por eso ahora lo más importante no es que la OTAN redefina su papel.

Es verdad que esos cuatro países están en la OTAN, que es una alianza militar,

pero estamos hablando de cuatro países

que tienen que colaborar con Rusia y con los restantes países con intereses en la zona.

Debemos asegurarnos de mantener una adecuada cooperación.

Eso es lo que esperan los contribuyentes, sea en Rusia o en Dinamarca,

porque, al fin y al cabo, si se produce una catástrofe todos nos veremos afectados,

tanto si se trata de un barco ruso como de uno danés

y la opinión pública se enfadaría bastante si no nos coordinásemos debidamente.

Por eso hay que abordar el problema y debatirlo,

y eso es muy importante, aunque no resulte fácil.

Creo que el ministro de Asuntos Exteriores de Noruega

puso el dedo en la llaga cuando

dijo que teníamos que discutir inmediatamente el asunto con Rusia,

ypero aunque avanzamos lentamente, creo que lo hacemos por buen camino.

Hoy se ha dicho aquí que puede haber competencia beneficiosa y competencia perjudicial.

¿Qué podemos hacer para garantizar que sea una competencia beneficiosa?

Resulta evidente para todo el mundo que lo mejor para todos,

para todos los países y todas las partes es llegar un acuerdo sobre esta zona tan vulnerable.

El motivo por el que elaboramos la declaración de Ilulissat

fue un pequeña disputa que tuvimos con Canadá.

Desembarcaron una pequeña isla, Hansen, y plantaron una bandera canadiense,

y hubiera sido una estupidez ir nosotros a la semana siguiente a plantar la bandera danesa,

así que nos dijimos, para qué tirar el dinero, y preferimos solucionarlo con esa declaración

que establece que el asunto se dirimirá de acuerdo con las leyes internacionales,

y creo que representa un buen principio porque evitará una carrera armamentística en la zona.

¿Puede hablarme sobre la situación concreta de Dinamarca?

Se acaba de celebrar en Groenlandia un referéndum sobre su autonomía.

¿Qué influencia podrá tener este hecho en la política danesa sobre el Ártico?

Bueno, si mañana Groenlandia desea independizarse puede hacerlo.

Pero significaría que no recibirían más dinero de de Dinamarca.

En la actualidad toda la política exterior se dirige desde Copenhague,

pero muchos otros asuntos los decidirá a partir de ahora el pueblo de Groenlandia.

Por supuesto que en Groenlandia existen muchas expectativas respecto a los posibles yacimientos,

pero de momento la responsabilidad sigue siendo nuestra.

Seguimos gastando mucho dinero en investigación.

Y mantenemos nuestras bases militares en Groenlandia.

Inspeccionamos los buques pesqueros de otros países, y seguimos realizando

muchas tareas asignadas en Groenlandia, y eso no ha cambiado,

ni cambiará en los próximos años.

¿Cree que tienen suficientes medios materiales y conocimientos para afrontar los retos del Polo Norte?

Nuestros barcos están desplegados en la zona y tenemos una base en la parte suroriental de Groenlandia.

Tenemos la base de Thule, que podríamos ser uno de los sitios que podamos usar

unos cuantos meses al año si se sigue reduciendo la capa de hielo.

Creo que estamos preparados. En cualquier caso, próximamente publicaremos un libro blanco de la defensa

y trataremos esta cuestión para asegurarnos de que tuvimos en cuenta todos los retos

a los que deberemos enfrentarnos los próximos años y décadas.

Sr. Ministro, muchas gracias.

Gracias a usted.

Søren Gade es el Ministro de Defensa de Dinamarca.

La Revista de la OTAN conversó con él durante una conferencia sobre el Polo Norte celebrada en Reikiavik

en enero y le preguntó por la posición danesa respecto a los acontecimientos de la región.

¿Cómo determinaría usted la frontera entre temas civiles y militares en el Polo Norte?

Resulta muy, muy difícil porque en mi calidad de Ministro de Defensa

tengo grandes responsabilidades en Groenlandia,

pero muchas de ellas en realidad son de tipo civil.

En Dinamarca no resulta tan complicado porque todas estas tareas me corresponden a mí,

así que se trata de labores civiles realizadas por las Fuerzas Armadas.

Y no tengo ningún problema de coordinación conmigo mismo,

pero muchos países sí que tienen problemas de coordinación entre civiles y militares.

Y hablando de la coordinación allí, ¿cómo de difícil resulta coordinar los retos

que surgen en el Ártico? Por ejemplo, la energía y el medio ambiente.

Interesante pregunta. El Polo Norte está de moda en la actualidad,

pero dentro de unos años será todavía más importante.

Considero este seminario como una forma de reiniciar el debate sobre el Polo Norte.

Nos enfrentamos a un montón de retos,

que irán aumentando a medida que vaya disminuyendo la capa de hielo

y puedan levantarse campos petrolíferos e instalaciones similares en la región.

No cabe la menor duda de va a resultar peligroso

y de que surgirán un montón de problemas medioambientales,

y si se producen cambios en la región, si se empieza

a buscar petróleo en la zona, habrá repercusiones sobre el medio ambiente.

Aunque se haga todo lo posible por protegerlo… surgirán problemas.

Y tendremos que solucionarlos. Debemos asegurarnos

de lo que pasará si un barco

se hunde y se produce un vertido de petróleo, y cosas por el estilo.

Realmente, no hay una respuesta fácil para esto,

porque hay miles de kilómetros de costa y aunque se haga lo mismo

que en las aguas propias, por decirlo de alguna manera, sigue siendo muy difícil limpiar

el petróleo vertido.Las condiciones ambientales son muy duras, y surgen un montón de problemas.

Debemos asegurarnos de que coordinamos los recursos limitados de todos los países

que tienen intereses en la zona. Y aunque lo logremos, incluso

si lo logramos al 100%, no podremos resolver todos los problemas.

Tengo que advertir desde el principio que, por muy bien que lo hagamos,

siempre podrá haber algún problema, como un barco que se hunda y no podamos

ocuparnos de todos los pasajeros o no podamos llegar a tiempo,

aunque hayamos entrenado a fondo,

y hayamos coordinado todo, si el vertido es muy grande no podemos solucionarlo.

Así que existen muchos problemas, pero eso no debe impedir que nos coordinemos,

por eso mismo es tan importante un seminario como éste, porque se recogen

un montón de opiniones y puntos de vista diferentes.

Desde el punto de vista militar, el ministro noruego de Asuntos Exteriores

ha hecho un gran discurso sobre estas cuestiones.

Y existe una gran audiencia, una audiencia amplia.

Incluso muchos colegas y expertos del sur de Europa

están aquí presentes, entre nosotros. Constituye un problema y un reto para todos nosotros.

¿Cómo calificaría el nivel de cooperación actual entre los Aliados?

En mi opinión no es se ha desarrollado lo suficiente. Creo que se puede mejorar.

Y creo que se puede mejorar también en el aspecto militar.

No me parece que exista oposición a una mayor cooperación.

Es necesario entender el problema, ponerlo sobre la mesa como lo estamos haciendo.

Dinamarca mantiene actualmente una buena cooperación con Islandia.

Tenemos un Memorándum de Entendimiento.

Nos ayudamos mutuamente en el campo de la búsqueda y salvamento.

Nos ayudamos en el adiestramiento… la guardia costera islandesa

y la marina danesa mantienen una excelente cooperación.

Tratamos de hacerlo todo dentro del marco de los países nórdicos.

Pero todo es mejorable.

Se sigue discutiendo entre los países septentrionales

sobre cómo colaborar en caso de un vertido de petróleo en la zona escandinava.

No obstante, tenemos que hacerlo mejor en el Ártico

y tenemos que trabajar más con los aliados y amigos de la región.

Y, por supuesto, también con Rusia. Es un actor muy importante en esta zona.

Algunos científicos de la región con los que he hablado,

creen que está claro que desconocemos muchas cosas.

¿Es esa falta de conocimiento sobre el Polo Norte

uno de los mayores retos que presenta la región?

En efecto. Hay muchos problemas, como el del marco legal a aplicar.

Porque ¿de quién es esa región? Tenemos la declaración de Ilulissat,

que, en mi opinión, es un documento muy importante.

En él reconocemos que todo debe decidirse según las leyes internacionales.

Se trata de un buen comienzo porque evitará una carrera de armamentos en la región,

y nadie tendrá que establecer tropas en la zona para demostrar su derecho de propiedad.

Y eso es muy importante.

Pero, el hecho de que puede haber mucho petróleo en la zona,

tiene una importancia fundamental para todos los países,

porque cualquier país puede considerarse rico si tiene mucho petróleo

de su propiedad y está dispuesto a explotarlo.

Quizás no ahora con el barril a 40 dólares, pero a 140 dólares la cosa cambiaría.

Así es que sí, tiene usted razón, no sabemos suficiente.

Gastamos mucho dinero en investigación en esa zona.

No sólo Dinamarca, sino todos los países de la región:

Rusia, Canadá, EEUU, Noruega, Dinamarca y otros países,

todos invierten mucho dinero para conocer mejor esta región tan vulnerable.

Pero tiene usted toda la razón, todavía no sabemos lo suficiente.

¿Es posible que algunos de los problemas surgidos se deban únicamente

a una interpretación errónea de la situación del Polo Norte,

porque cuatro de los países árticos sean miembros de la OTAN y el otro sea Rusia?

Tenemos que borrar esa imagen, porque no se trata de la OTAN contra Rusia.

Pero es difícil porque mientras había un montón de hielo que seguía inmutable,

y todos creíamos que seguiría así durante miles de años,

no parecía que hubiera ningún problema importante.

Pero ahora sí que hay un problema. No se trata de la OTAN contra el resto del mundo,

y por eso ahora lo más importante no es que la OTAN redefina su papel.

Es verdad que esos cuatro países están en la OTAN, que es una alianza militar,

pero estamos hablando de cuatro países

que tienen que colaborar con Rusia y con los restantes países con intereses en la zona.

Debemos asegurarnos de mantener una adecuada cooperación.

Eso es lo que esperan los contribuyentes, sea en Rusia o en Dinamarca,

porque, al fin y al cabo, si se produce una catástrofe todos nos veremos afectados,

tanto si se trata de un barco ruso como de uno danés

y la opinión pública se enfadaría bastante si no nos coordinásemos debidamente.

Por eso hay que abordar el problema y debatirlo,

y eso es muy importante, aunque no resulte fácil.

Creo que el ministro de Asuntos Exteriores de Noruega

puso el dedo en la llaga cuando

dijo que teníamos que discutir inmediatamente el asunto con Rusia,

ypero aunque avanzamos lentamente, creo que lo hacemos por buen camino.

Hoy se ha dicho aquí que puede haber competencia beneficiosa y competencia perjudicial.

¿Qué podemos hacer para garantizar que sea una competencia beneficiosa?

Resulta evidente para todo el mundo que lo mejor para todos,

para todos los países y todas las partes es llegar un acuerdo sobre esta zona tan vulnerable.

El motivo por el que elaboramos la declaración de Ilulissat

fue un pequeña disputa que tuvimos con Canadá.

Desembarcaron una pequeña isla, Hansen, y plantaron una bandera canadiense,

y hubiera sido una estupidez ir nosotros a la semana siguiente a plantar la bandera danesa,

así que nos dijimos, para qué tirar el dinero, y preferimos solucionarlo con esa declaración

que establece que el asunto se dirimirá de acuerdo con las leyes internacionales,

y creo que representa un buen principio porque evitará una carrera armamentística en la zona.

¿Puede hablarme sobre la situación concreta de Dinamarca?

Se acaba de celebrar en Groenlandia un referéndum sobre su autonomía.

¿Qué influencia podrá tener este hecho en la política danesa sobre el Ártico?

Bueno, si mañana Groenlandia desea independizarse puede hacerlo.

Pero significaría que no recibirían más dinero de de Dinamarca.

En la actualidad toda la política exterior se dirige desde Copenhague,

pero muchos otros asuntos los decidirá a partir de ahora el pueblo de Groenlandia.

Por supuesto que en Groenlandia existen muchas expectativas respecto a los posibles yacimientos,

pero de momento la responsabilidad sigue siendo nuestra.

Seguimos gastando mucho dinero en investigación.

Y mantenemos nuestras bases militares en Groenlandia.

Inspeccionamos los buques pesqueros de otros países, y seguimos realizando

muchas tareas asignadas en Groenlandia, y eso no ha cambiado,

ni cambiará en los próximos años.

¿Cree que tienen suficientes medios materiales y conocimientos para afrontar los retos del Polo Norte?

Nuestros barcos están desplegados en la zona y tenemos una base en la parte suroriental de Groenlandia.

Tenemos la base de Thule, que podríamos ser uno de los sitios que podamos usar

unos cuantos meses al año si se sigue reduciendo la capa de hielo.

Creo que estamos preparados. En cualquier caso, próximamente publicaremos un libro blanco de la defensa

y trataremos esta cuestión para asegurarnos de que tuvimos en cuenta todos los retos

a los que deberemos enfrentarnos los próximos años y décadas.

Sr. Ministro, muchas gracias.

Gracias a usted.

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink