IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUBSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  

La reforma de la policía bosnia: ¿misión incompleta, o misión imposible?

La Revista de la OTAN analiza por qué se ha atascado la reforma de la policía bosnia y hasta dónde puede llegar.

Get the Flash Player to see this player.

La reforma de la policía puede parecer menos acuciante que la reconstrucción de las fuerzas armadas, pero en Bosnia se le da la misma importancia, e incluso más. En este vídeo algunos de los principales actores relatan por qué el tema resulta tan espinoso y el motivo de que no se haya conseguido el tipo de reforma que tanta falta hacía.

Duración del vídeo: 12.32

 Subtítulos: Activar / Desactivar

© Revista de la OTAN

PERIODISTA: Siempre se supo que la tarea de reconstruir las fuerzas policiales de Bosnia-Herzegovina iba a ser complicada.

Había fuerzas de policía diferentes en las distintas entidades que forman el país, con religiones y un pasado reciente también diferentes.

Y lo más importante, la policía desempeñó un papel fundamental en la guerra civil que asoló el país.

CHRIS BENNETT (Experto en los Balcanes y autor de libros sobre el tema): Al finalizar la guerra la práctica totalidad de la población masculina de este país estaba movilizada, y muchos de ellos formaban parte de las estructuras policiales.

Y la policía en realidad formaba parte de las fuerzas armadas.

PERIODISTA: Las fuerzas de policía representan en Bosnia-Herzegovina mucho más de lo que ocurre en otros países occidentales.

Representan al estado. Representan la fuerza armada. Y representan uno de los problemas más difíciles para este país.

La reforma de las fuerzas de policía de Bosnia-Herzegovina resultó una cuestión esencial para garantizar un acuerdo multimillonario que pone a la UE más cerca de los bosnios: el denominado Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE, que se ha firmado ahora.

JAVIER SOLANA (Alto Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común): Hemos estado trabajando con los dirigentes bosnios desde hace algún tiempo.

Ha habido momentos difíciles que afortunadamente hemos podido superar. Y ahora esa ley ha sido tramitada y aprobada por el Parlamento.

Creo que así se abre el camino para el estrechamiento de las relaciones entre Bosnia-Herzegovina y la Unión Europea.

PERIODISTA: A primera vista, parece que la policía está haciendo un buen trabajo en Bosnia-Herzegovina.

SRECKO LATAL (Periodista y asesor político bosnio): Sinceramente, me siento mucho más seguro en Bosnia que en bastantes otros países occidentales mucho más desarrollados.

PERIODISTA: Srecko Latal es un periodista bosnio que ha cubierto guerras tanto en su país como en el extranjero. También trabajó como experto en comunicación para el Banco Mundial y varios centros asesores internacionales.

LATAL: Estuve yendo a Washington durante seis años. Y la gente allí sabe que si cruzas un cierto límite invisible llevando por ejemplo unas zapatillas Nike muy pijas, existe una alta probabilidad de que te ocurra algo malo.

Se puede caminar tranquilamente por Sarajevo, Banja Luka, Foca o Mostar, tanto por la mañana como al anochecer.

PERIODISTA: El General de brigada Vincenzo Coppola dirige la misión de policía de la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina.

General VINCENZO COPPOLA (responsable de la misión de policía de la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina): En la misma Europa, o en la misma Unión Europea, conozco cientos de sitios mucho más peligrosos que Sarajevo.

PERIODISTA: Y los progresos alcanzados con las reformas no se limitan a la seguridad de la población.

BENNETT: Teníamos unos servicios secretos divididos entre serbios, croatas y musulmanes, que obviamente se espiaban los unos a los otros. Y ahora tenemos unos servicios secretos que realmente trabajan juntos.

PERIODISTA: Pero, a pesar de los avances, la mayoría de los observadores no consideran que la reforma de la policía haya sido un éxito.

BENNETT: Lo que ha ocurrido en Bosnia-Herzegovina es que no se ha querido plantear esta cuestión, y su discusión se ha pospuesto.

Y no se va a plantear hasta que no tengamos algún tipo de acuerdo general, quizás incluso constitucional, porque muchas de las cuestiones relativas a la reforma de la policía están vinculadas en última instancia con temas constitucionales.

Así que a este respecto creo que son cuestiones a largo plazo que vuelven a estar relacionadas con la estructura de este país.

LATAL: La reforma policial ha estado bastante mal gestionada por parte de la comunidad internacional. Y eso que fue uno de los elementos clave que permitieron que se firmase el Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE.

Sin embargo, la reforma de la policía lleva estancada desde 2003-2004. Y hubo...

... quiero decir que las pocas leyes aprobadas lo fueron por los parlamentos locales porque se trataba de una condición previa para la firma del SAA, y porque apenas tenían implicaciones reales.

PERIODISTA: Sead Numanovic es el director adjunto del Dnevni Avaz, uno de los principales periódicos bosnios.

SEAD NUMANOVIC (director adjunto del Dnevni Avaz): Lo que tenemos ahora son las ruinas de las ruinas de las ruinas de la reforma original

PERIODISTA: Parece como si las reformas se hubieran venido abajo más por lo que simbolizaban que por lo que implicaban.

NUMANOVIC: Paddy Ashdown, él fue quien empezó esta reforma, explicó su esencia y la importancia que tenía. No se trata de la policía, sino del estado. Quien tiene una policía, tiene un estado.

Dr. RAFFI GREGORIAN (Adjunto al Alto Representante): Creo que la reforma policial nació con errores básicos de concepto.

Creo que hubo gente que pensó que la policía era una especie de primer paso para el cambio constitucional, que si ellos ... por ejemplo, si la República de Srpska aceptaba transferir al estado las competencias de la entidad en materia de policía, eso pondría en peligro de alguna forma la misma existencia de la entidad.

Por eso ha aparecido tanta resistencia en esta cuestión, no por causas técnicas. En mi opinión, lo que hemos visto en el tema de la reforma de la policía es lo mismo que habíamos experimentado antes durante la reforma de la defensa. No se trata de un problema técnico, sino político.

COPPOLA: Ni siquiera los políticos más extremistas de este país se atrevían a apoyar el mantenimiento simultáneo de tres ejércitos... ejércitos con base étnica. Era algo indefendible.

Pero tenían muy buenos argumentos, al menos desde el punto de vista teórico, para defender el que cada institución, entidad, cantón o distrito de Brcko tuviera su propia policía. Porque existen ejemplos similares en muchos otros países.

PERIODISTA: También se han cuestionado a veces tanto algunas de las elecciones realizadas durante la reforma como su temporalización.

LATAL: Las razones del fracaso de esta reforma se remontan a 2002, 2003 y 2004. Paddy Ashdown eligió una de los tres posibles tipos de reforma propuestos por la misma UE, escogiendo la más difícil, y dijo:

"Vale, esta será la condición que imponga la UE." Y desde entonces esa alternativa fue rechazada, desde el primer momento, por los serbobosnios.

COPPOLA: La reforma de la policía llevó mucho tiempo, porque escogimos el momento equivocado para proponerla.

Se trató de un proyecto extremadamente ambicioso. No estoy diciendo que no fuera necesario, pero era extremadamente ambicioso.

Se propuso en un momento en el que no existía suficiente consenso político entre los líderes políticos, un consenso real, robusto, serio y sólido. Así que, en realidad, hemos perdido tres años.

PERIODISTA: Según Sean Numanovic, en al menos un par de ocasiones estuvimos muy cerca de una reforma total de la policía, pero cada vez se perdió la oportunidad.

NUMANOVIC: Se cometieron dos grandes errores durante este proceso. Uno lo cometió Paddy Ashdown en Vlašic, en junio de 2005, cuando estando al borde del acuerdo permitió que los serbios se tomaran unos días de descanso.

Y cuando volvieron dijeron "No"; no iban a firmar. Él mismo lo admite. Cuando nos encontramos hace poco, me dijo que el mayor error que cometió mientras estuvo en Bosnia fue permitir que los serbios se marcharan ese día, cuando estaban dispuestos a firmar el documento.

El otro gran error fue el que cometieron los políticos bosnios el 13 de marzo de 2006, cuando se opusieron al acuerdo por un motivo realmente estúpido.

Dijeron: "No podemos aceptar nada en lo que conste el nombre de la República de Srpska."

PERIODISTA: Mirando hacia atrás, ¿se podrían haber hecho las cosas de otra forma?

COPPOLA: Me hubiera gustado ver una mayor implicación del estado, las agencias estatales, el ministerio de seguridad, la SIPA y la policía de fronteras, en las operaciones de seguridad.

Y también que las entidades hubieran trasferido alguna competencias adicionales al estado, las entidades y los cantones, de modo que el crimen organizado y las actividades terroristas fueran una competencia exclusiva del estado, a diferencia de lo que ocurre ahora.

Y, lo que es más importante, deberíamos haber avanzado con mucha más rapidez en proyectos como la base de datos, el sistema de comunicaciones y el sistema de interceptación de la policía.

PERIODISTA: En lo referente al crimen, el informe de junio de Naciones Unidas indicaba que las calles de Bosnia eran más seguras que las de la mayoría de los países occidentales.

Por lo tanto, ¿cuáles son los problemas de seguridad que realmente preocupan a la población de Bosnia-Herzegovina?

NUMANOVIC: En mi opinión, el problema principal y más grave que afecta a Bosnia no es el nacionalismo, ni los movimientos separatistas, sino la corrupción y la inexistencia de un Estado de Derecho.

COPPOLA: El nivel de las actividades criminales está bastante por debajo del límite aceptable. Parece que el crimen organizado está creciendo, pero tengo que decir que las instituciones policiales han conseguido bastantes buenos resultados en su lucha contra este tipo de delincuencia.

Probablemente tengamos que aumentar la capacidad de la policía y los fiscales para que trabajen de forma sistemática si queremos conseguir buenos resultados.

De lo contrario, el crimen organizado podría crecer de forma descontrolada. Así que por ahora ese es nuestro principal problema.

PERIODISTA: Pero no todo el mundo cree que sea una cuestión tan fundamental en la vida cotidiana de Bosnia-Herzegovina.

LATAL: No estoy diciendo que no haya corrupción, ni que no exista el crimen organizado.

Pero mi impresión general tras pasar muchos años en Bosnia y en el resto de la región, y contemplar lo que ocurre en el resto del mundo, es que se puede decir que se trata de una tormenta en un vaso de agua.

PERIODISTA: Estos problemas, ¿podrían estar relacionados con el hecho de que haya tantos policías en Bosnia-Herzegovina? Unos policías cuyo salario apenas alcanza la media nacional.

COPPOLA: Los oficiales de policía no están bien pagados, y eso puede provocar que aparezcan casos de corrupción, que no se puede achacar a todo el cuerpo, pero que existe.

BENNETT: Tenemos muchos policías, al igual que teníamos unas fuerzas armadas muy numerosas. En proporción a su población, este país tiene muchos más policías que cualquier otro de Europa Occidental.

PERIODISTAS: A pesar de las nuevas reformas, el General Coppola piensa que todavía existen oportunidades de mejora en las fuerzas policiales de Bosnia-Herzegovina.

COPPOLA: El primer problema que hay que resolver es la coordinación policial. Y el segundo consiste en el hecho de que obedecen a leyes diferentes.

Pero su trabajo es el mismo, así que el otro aspecto fundamental de nuestra estrategia es la armonización legislativa de forma que las diferentes fuerzas policiales trabajen dentro del mismo marco legal.

PERIODISTA: Ahora que aún no se han emprendido, algunas reformas policiales podrían representar un medio para acercar a las diferentes partes del país, o al menos para reducir las divisiones interétnicas.

BENNETT: Existe una legislación general que obligaría a las autoridades a mantener unas cuotas étnicas dentro de la policía.

PERIODISTA: Pero eso nunca formó parte del plan, según el General Coppola.

COPPOLA: La reforma de la policía no se diseñó .... no está diseñada para unir el país,

sino para conseguir una mejor seguridad, lo que significará que la gente se sienta más segura en todas partes, incluso los que se muevan de una zona a otra se sentirán más seguros.

Y eso con toda seguridad aumentará la confianza en Bosnia-Herzegovina como estado.

LATAL: En el 95 o en el 96 la gente no viajaba de una parte a otra de Bosnia-Herzegovina. Había puestos de control en todas las carreteras, todo eso.

Es decir, ha sido un cambio radical. Pero ahora estamos atascados.

PERIODISTA: Lo que está claro es que la fe y la confianza en la policía desempeñarán un papel clave en la confianza de los bosnios respecto al futuro de su país.

NUMANOVIC: Si uno... si uno no es rico, ni conoce a nadie que le proteja, entonces está perdido.

Entonces... la mayoría no se cuenta entre los ricos y protegidos, así que si la mayoría de la gente se siente perdida, pierde por ello la confianza en las instituciones del sistema, y es entonces cuando empieza a odiar a su país.

La gente que odia su país actúa contra él, y con ello lo condena a un fracaso seguro.

Pero si existe un sistema de justicia, un sistema real que funciona, entonces todo resulta mucho más fácil.

PERIODISTA: Siempre se supo que la tarea de reconstruir las fuerzas policiales de Bosnia-Herzegovina iba a ser complicada.

Había fuerzas de policía diferentes en las distintas entidades que forman el país, con religiones y un pasado reciente también diferentes.

Y lo más importante, la policía desempeñó un papel fundamental en la guerra civil que asoló el país.

CHRIS BENNETT (Experto en los Balcanes y autor de libros sobre el tema): Al finalizar la guerra la práctica totalidad de la población masculina de este país estaba movilizada, y muchos de ellos formaban parte de las estructuras policiales.

Y la policía en realidad formaba parte de las fuerzas armadas.

PERIODISTA: Las fuerzas de policía representan en Bosnia-Herzegovina mucho más de lo que ocurre en otros países occidentales.

Representan al estado. Representan la fuerza armada. Y representan uno de los problemas más difíciles para este país.

La reforma de las fuerzas de policía de Bosnia-Herzegovina resultó una cuestión esencial para garantizar un acuerdo multimillonario que pone a la UE más cerca de los bosnios: el denominado Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE, que se ha firmado ahora.

JAVIER SOLANA (Alto Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común): Hemos estado trabajando con los dirigentes bosnios desde hace algún tiempo.

Ha habido momentos difíciles que afortunadamente hemos podido superar. Y ahora esa ley ha sido tramitada y aprobada por el Parlamento.

Creo que así se abre el camino para el estrechamiento de las relaciones entre Bosnia-Herzegovina y la Unión Europea.

PERIODISTA: A primera vista, parece que la policía está haciendo un buen trabajo en Bosnia-Herzegovina.

SRECKO LATAL (Periodista y asesor político bosnio): Sinceramente, me siento mucho más seguro en Bosnia que en bastantes otros países occidentales mucho más desarrollados.

PERIODISTA: Srecko Latal es un periodista bosnio que ha cubierto guerras tanto en su país como en el extranjero. También trabajó como experto en comunicación para el Banco Mundial y varios centros asesores internacionales.

LATAL: Estuve yendo a Washington durante seis años. Y la gente allí sabe que si cruzas un cierto límite invisible llevando por ejemplo unas zapatillas Nike muy pijas, existe una alta probabilidad de que te ocurra algo malo.

Se puede caminar tranquilamente por Sarajevo, Banja Luka, Foca o Mostar, tanto por la mañana como al anochecer.

PERIODISTA: El General de brigada Vincenzo Coppola dirige la misión de policía de la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina.

General VINCENZO COPPOLA (responsable de la misión de policía de la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina): En la misma Europa, o en la misma Unión Europea, conozco cientos de sitios mucho más peligrosos que Sarajevo.

PERIODISTA: Y los progresos alcanzados con las reformas no se limitan a la seguridad de la población.

BENNETT: Teníamos unos servicios secretos divididos entre serbios, croatas y musulmanes, que obviamente se espiaban los unos a los otros. Y ahora tenemos unos servicios secretos que realmente trabajan juntos.

PERIODISTA: Pero, a pesar de los avances, la mayoría de los observadores no consideran que la reforma de la policía haya sido un éxito.

BENNETT: Lo que ha ocurrido en Bosnia-Herzegovina es que no se ha querido plantear esta cuestión, y su discusión se ha pospuesto.

Y no se va a plantear hasta que no tengamos algún tipo de acuerdo general, quizás incluso constitucional, porque muchas de las cuestiones relativas a la reforma de la policía están vinculadas en última instancia con temas constitucionales.

Así que a este respecto creo que son cuestiones a largo plazo que vuelven a estar relacionadas con la estructura de este país.

LATAL: La reforma policial ha estado bastante mal gestionada por parte de la comunidad internacional. Y eso que fue uno de los elementos clave que permitieron que se firmase el Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE.

Sin embargo, la reforma de la policía lleva estancada desde 2003-2004. Y hubo...

... quiero decir que las pocas leyes aprobadas lo fueron por los parlamentos locales porque se trataba de una condición previa para la firma del SAA, y porque apenas tenían implicaciones reales.

PERIODISTA: Sead Numanovic es el director adjunto del Dnevni Avaz, uno de los principales periódicos bosnios.

SEAD NUMANOVIC (director adjunto del Dnevni Avaz): Lo que tenemos ahora son las ruinas de las ruinas de las ruinas de la reforma original

PERIODISTA: Parece como si las reformas se hubieran venido abajo más por lo que simbolizaban que por lo que implicaban.

NUMANOVIC: Paddy Ashdown, él fue quien empezó esta reforma, explicó su esencia y la importancia que tenía. No se trata de la policía, sino del estado. Quien tiene una policía, tiene un estado.

Dr. RAFFI GREGORIAN (Adjunto al Alto Representante): Creo que la reforma policial nació con errores básicos de concepto.

Creo que hubo gente que pensó que la policía era una especie de primer paso para el cambio constitucional, que si ellos ... por ejemplo, si la República de Srpska aceptaba transferir al estado las competencias de la entidad en materia de policía, eso pondría en peligro de alguna forma la misma existencia de la entidad.

Por eso ha aparecido tanta resistencia en esta cuestión, no por causas técnicas. En mi opinión, lo que hemos visto en el tema de la reforma de la policía es lo mismo que habíamos experimentado antes durante la reforma de la defensa. No se trata de un problema técnico, sino político.

COPPOLA: Ni siquiera los políticos más extremistas de este país se atrevían a apoyar el mantenimiento simultáneo de tres ejércitos... ejércitos con base étnica. Era algo indefendible.

Pero tenían muy buenos argumentos, al menos desde el punto de vista teórico, para defender el que cada institución, entidad, cantón o distrito de Brcko tuviera su propia policía. Porque existen ejemplos similares en muchos otros países.

PERIODISTA: También se han cuestionado a veces tanto algunas de las elecciones realizadas durante la reforma como su temporalización.

LATAL: Las razones del fracaso de esta reforma se remontan a 2002, 2003 y 2004. Paddy Ashdown eligió una de los tres posibles tipos de reforma propuestos por la misma UE, escogiendo la más difícil, y dijo:

"Vale, esta será la condición que imponga la UE." Y desde entonces esa alternativa fue rechazada, desde el primer momento, por los serbobosnios.

COPPOLA: La reforma de la policía llevó mucho tiempo, porque escogimos el momento equivocado para proponerla.

Se trató de un proyecto extremadamente ambicioso. No estoy diciendo que no fuera necesario, pero era extremadamente ambicioso.

Se propuso en un momento en el que no existía suficiente consenso político entre los líderes políticos, un consenso real, robusto, serio y sólido. Así que, en realidad, hemos perdido tres años.

PERIODISTA: Según Sean Numanovic, en al menos un par de ocasiones estuvimos muy cerca de una reforma total de la policía, pero cada vez se perdió la oportunidad.

NUMANOVIC: Se cometieron dos grandes errores durante este proceso. Uno lo cometió Paddy Ashdown en Vlašic, en junio de 2005, cuando estando al borde del acuerdo permitió que los serbios se tomaran unos días de descanso.

Y cuando volvieron dijeron "No"; no iban a firmar. Él mismo lo admite. Cuando nos encontramos hace poco, me dijo que el mayor error que cometió mientras estuvo en Bosnia fue permitir que los serbios se marcharan ese día, cuando estaban dispuestos a firmar el documento.

El otro gran error fue el que cometieron los políticos bosnios el 13 de marzo de 2006, cuando se opusieron al acuerdo por un motivo realmente estúpido.

Dijeron: "No podemos aceptar nada en lo que conste el nombre de la República de Srpska."

PERIODISTA: Mirando hacia atrás, ¿se podrían haber hecho las cosas de otra forma?

COPPOLA: Me hubiera gustado ver una mayor implicación del estado, las agencias estatales, el ministerio de seguridad, la SIPA y la policía de fronteras, en las operaciones de seguridad.

Y también que las entidades hubieran trasferido alguna competencias adicionales al estado, las entidades y los cantones, de modo que el crimen organizado y las actividades terroristas fueran una competencia exclusiva del estado, a diferencia de lo que ocurre ahora.

Y, lo que es más importante, deberíamos haber avanzado con mucha más rapidez en proyectos como la base de datos, el sistema de comunicaciones y el sistema de interceptación de la policía.

PERIODISTA: En lo referente al crimen, el informe de junio de Naciones Unidas indicaba que las calles de Bosnia eran más seguras que las de la mayoría de los países occidentales.

Por lo tanto, ¿cuáles son los problemas de seguridad que realmente preocupan a la población de Bosnia-Herzegovina?

NUMANOVIC: En mi opinión, el problema principal y más grave que afecta a Bosnia no es el nacionalismo, ni los movimientos separatistas, sino la corrupción y la inexistencia de un Estado de Derecho.

COPPOLA: El nivel de las actividades criminales está bastante por debajo del límite aceptable. Parece que el crimen organizado está creciendo, pero tengo que decir que las instituciones policiales han conseguido bastantes buenos resultados en su lucha contra este tipo de delincuencia.

Probablemente tengamos que aumentar la capacidad de la policía y los fiscales para que trabajen de forma sistemática si queremos conseguir buenos resultados.

De lo contrario, el crimen organizado podría crecer de forma descontrolada. Así que por ahora ese es nuestro principal problema.

PERIODISTA: Pero no todo el mundo cree que sea una cuestión tan fundamental en la vida cotidiana de Bosnia-Herzegovina.

LATAL: No estoy diciendo que no haya corrupción, ni que no exista el crimen organizado.

Pero mi impresión general tras pasar muchos años en Bosnia y en el resto de la región, y contemplar lo que ocurre en el resto del mundo, es que se puede decir que se trata de una tormenta en un vaso de agua.

PERIODISTA: Estos problemas, ¿podrían estar relacionados con el hecho de que haya tantos policías en Bosnia-Herzegovina? Unos policías cuyo salario apenas alcanza la media nacional.

COPPOLA: Los oficiales de policía no están bien pagados, y eso puede provocar que aparezcan casos de corrupción, que no se puede achacar a todo el cuerpo, pero que existe.

BENNETT: Tenemos muchos policías, al igual que teníamos unas fuerzas armadas muy numerosas. En proporción a su población, este país tiene muchos más policías que cualquier otro de Europa Occidental.

PERIODISTAS: A pesar de las nuevas reformas, el General Coppola piensa que todavía existen oportunidades de mejora en las fuerzas policiales de Bosnia-Herzegovina.

COPPOLA: El primer problema que hay que resolver es la coordinación policial. Y el segundo consiste en el hecho de que obedecen a leyes diferentes.

Pero su trabajo es el mismo, así que el otro aspecto fundamental de nuestra estrategia es la armonización legislativa de forma que las diferentes fuerzas policiales trabajen dentro del mismo marco legal.

PERIODISTA: Ahora que aún no se han emprendido, algunas reformas policiales podrían representar un medio para acercar a las diferentes partes del país, o al menos para reducir las divisiones interétnicas.

BENNETT: Existe una legislación general que obligaría a las autoridades a mantener unas cuotas étnicas dentro de la policía.

PERIODISTA: Pero eso nunca formó parte del plan, según el General Coppola.

COPPOLA: La reforma de la policía no se diseñó .... no está diseñada para unir el país,

sino para conseguir una mejor seguridad, lo que significará que la gente se sienta más segura en todas partes, incluso los que se muevan de una zona a otra se sentirán más seguros.

Y eso con toda seguridad aumentará la confianza en Bosnia-Herzegovina como estado.

LATAL: En el 95 o en el 96 la gente no viajaba de una parte a otra de Bosnia-Herzegovina. Había puestos de control en todas las carreteras, todo eso.

Es decir, ha sido un cambio radical. Pero ahora estamos atascados.

PERIODISTA: Lo que está claro es que la fe y la confianza en la policía desempeñarán un papel clave en la confianza de los bosnios respecto al futuro de su país.

NUMANOVIC: Si uno... si uno no es rico, ni conoce a nadie que le proteja, entonces está perdido.

Entonces... la mayoría no se cuenta entre los ricos y protegidos, así que si la mayoría de la gente se siente perdida, pierde por ello la confianza en las instituciones del sistema, y es entonces cuando empieza a odiar a su país.

La gente que odia su país actúa contra él, y con ello lo condena a un fracaso seguro.

Pero si existe un sistema de justicia, un sistema real que funciona, entonces todo resulta mucho más fácil.

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink