IDIOMA
La Revista de la OTAN se publica en español unas dos semanas después que en inglés a causa de la traducción.
ACERCA DE LA REVISTA DE LA OTAN
POLÍTICA SOBRE COLABORACIONES
INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT
EQUIPO EDITORIAL
 RSS
ENVIAR ESTE ARTÍCULO A UN AMIGO
SUBSCRÍBASE A LA REVISTA DE LA OTAN
  
 

Disturbios en Haití y Camerún, protestas violentas en Costa de Marfil y manifestaciones en Mauritania, Mozambique, Senegal, Uzbekistán, Yemen, Bolivia, Indonesia y otros países ... todos ellos muestran la inestabilidad provocada por la subida de los precios de los alimentos. El 13 por ciento de la población mundial está desnutrida a causa de su pobreza extrema, y unos dos mil millones de personas sufren de cortes intermitentes en el abastecimiento de alimentos. (Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) © AP / Reporters

El agua constituye ya una cuestión de seguridad. El mayor consumidor mundial de agua es el campo: utiliza las tres cuartas partes de los recursos hídricos. Para producir un kilo de patatas hacen falta unos 500 litros de agua, mientras que un kilo de carne de ganado alimentado con grano necesita unos 100.000. (Fuentes: Consejo de Europa/OCDE) © Science Photo Library / Reporters

El 97,5 por ciento del agua de la Tierra es salada, así que solamente el 2,5 por ciento restante es agua dulce. De este pequeño porcentaje, casi dos tercios se encuentran en los glaciares y los casquetes polares. La demanda de agua supera la oferta en muchas partes del mundo, y en vista del crecimiento de la población se prevé que para 2025 dos tercios de los habitantes del planeta tendrán problemas de abastecimiento de agua. (Fuente: Greenfacts.org) © AP / Reporters

La desertización, es decir, la degradación del terreno que provoca una menor productividad biológica, está provocada por la actividad humana. Cada año se pierden 24.000 millones de toneladas de suelo fértil. Un tercio de la superficie de la tierra (4.000 millones de hectáreas) está amenazado por la desertización, lo que afecta directamente a más de 250 millones de personas. (Fuentes: Programa Científico de la OTAN/FAO) © Science Photo Library / Van Parys Media

La emigración es una de las principales consecuencias de la inseguridad alimentaria. Se calcula que entre 1997 y 2020 unos 60 millones de personas se desplazarán desde las zonas desertizadas del África subsahariana hacia el norte del continente y Europa. Se espera que el proceso se incremente con el crecimiento de la población: en 2050 habrá 3.000 millones más de personas a las que alimentar. (Fuentes: Panel Internacional sobre el Cambio Climático/Naciones Unidas) © AP / Reporters

Se le ha echado la culpa de la falta de alimentos a la creciente tendencia a reconvertir cosechas de alimentos en biocombustibles, lo que habría hecho subir los precios y provocado un aumento de la inseguridad. Para producir 50 litros (el depósito medio de un automóvil) de etanol hacen falta 232 kilos de maíz. Con la misma cantidad de maíz se podría alimentar a un niño de Zambia durante un año. (Fuente: Naciones Unidas) © AP / Reporters

La inseguridad alimentaria de muchos países contrasta con los excesos alimenticios del Primer Mundo. Alrededor de la cuarta parte de la comida mundial se tira sin que nadie se la llegue a comer. Los niveles de obesidad de la población están creciendo en muchos países desarrollados. Mientras el Programa Mundial de Alimentos advierte del crecimiento del número de pobres urbanos (con el consiguiente aumento de la inestabilidad), la OMS avisa que para el año 2015 habrá 700 millones de obesos. (Fuente: Organización Mundial de la Salud) © Emilio Ereza / Van Parys Media

Disturbios en Haití y Camerún, protestas violentas en Costa de Marfil y manifestaciones en Mauritania, Mozambique, Senegal, Uzbekistán, Yemen, Bolivia, Indonesia y otros países ... todos ellos muestran la inestabilidad provocada por la subida de los precios de los alimentos. El 13 por ciento de la población mundial está desnutrida a causa de su pobreza extrema, y unos dos mil millones de personas sufren de cortes intermitentes en el abastecimiento de alimentos. (Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) © AP / Reporters

El agua constituye ya una cuestión de seguridad. El mayor consumidor mundial de agua es el campo: utiliza las tres cuartas partes de los recursos hídricos. Para producir un kilo de patatas hacen falta unos 500 litros de agua, mientras que un kilo de carne de ganado alimentado con grano necesita unos 100.000. (Fuentes: Consejo de Europa/OCDE) © Science Photo Library / Reporters

El 97,5 por ciento del agua de la Tierra es salada, así que solamente el 2,5 por ciento restante es agua dulce. De este pequeño porcentaje, casi dos tercios se encuentran en los glaciares y los casquetes polares. La demanda de agua supera la oferta en muchas partes del mundo, y en vista del crecimiento de la población se prevé que para 2025 dos tercios de los habitantes del planeta tendrán problemas de abastecimiento de agua. (Fuente: Greenfacts.org) © AP / Reporters

La desertización, es decir, la degradación del terreno que provoca una menor productividad biológica, está provocada por la actividad humana. Cada año se pierden 24.000 millones de toneladas de suelo fértil. Un tercio de la superficie de la tierra (4.000 millones de hectáreas) está amenazado por la desertización, lo que afecta directamente a más de 250 millones de personas. (Fuentes: Programa Científico de la OTAN/FAO) © Science Photo Library / Van Parys Media

La emigración es una de las principales consecuencias de la inseguridad alimentaria. Se calcula que entre 1997 y 2020 unos 60 millones de personas se desplazarán desde las zonas desertizadas del África subsahariana hacia el norte del continente y Europa. Se espera que el proceso se incremente con el crecimiento de la población: en 2050 habrá 3.000 millones más de personas a las que alimentar. (Fuentes: Panel Internacional sobre el Cambio Climático/Naciones Unidas) © AP / Reporters

Se le ha echado la culpa de la falta de alimentos a la creciente tendencia a reconvertir cosechas de alimentos en biocombustibles, lo que habría hecho subir los precios y provocado un aumento de la inseguridad. Para producir 50 litros (el depósito medio de un automóvil) de etanol hacen falta 232 kilos de maíz. Con la misma cantidad de maíz se podría alimentar a un niño de Zambia durante un año. (Fuente: Naciones Unidas) © AP / Reporters

La inseguridad alimentaria de muchos países contrasta con los excesos alimenticios del Primer Mundo. Alrededor de la cuarta parte de la comida mundial se tira sin que nadie se la llegue a comer. Los niveles de obesidad de la población están creciendo en muchos países desarrollados. Mientras el Programa Mundial de Alimentos advierte del crecimiento del número de pobres urbanos (con el consiguiente aumento de la inestabilidad), la OMS avisa que para el año 2015 habrá 700 millones de obesos. (Fuente: Organización Mundial de la Salud) © Emilio Ereza / Van Parys Media

Compartir:    DiggIt   MySpace   Facebook   Delicious   Permalink