Amenazas internas
Donde vienen a hablar los expertos
Este mes en
La Revista de la OTAN
Amenazas internas
En este número de la Revista de la OTAN analizamos el peligro del “enemigo interno”. Los terroristas domésticos son uno de los mejores (o peores) ejemplos de guerra asimétrica: difíciles de detectar, suelen integrarse bien dentro de la población local y golpean de forma devastadora. Pero, ¿es eso una novedad? ¿Debe preocuparnos este incremento?
Próximamente en
La Revista de la OTAN
On the move?
Optimized for
Smartphone and PDA
Pocos pueden ofrecer una visión tan personal de la gravedad del terrorismo doméstico como Maajid Naawaz, ex miembro del grupo islamista Hizb ut-Tahrir que ahora dirige una fundación contra el radicalismo, y que nos explica la atracción que ejerce el extremismo y posibles formas de contrarrestarla.
Si está claro que el terrorismo doméstico es una cuestión nacional interna, ¿qué papel puede desempeñar una organización multinacional como la UE? Su actual coordinador antiterrorista nos explica qué puede –y qué no puede– hacer la UE, y resalta algunos de los logros obtenidos.
Alemania ha sufrido las actuaciones del terrorismo doméstico de derechas, izquierdas y religioso. Rolf Tophoven expone lo que podemos aprender de esta experiencia.
¿Influirá la recesión actual, con su aumento del desempleo, la depresión y la desilusión de los jóvenes, sobre el reclutamiento y las actividades de los terroristas domésticos? El Dr. Brooke Roger analiza lo que se sabe al respecto.
Mitch Silber estudió el perfil y motivación de un gran número de terroristas domésticos siendo Director de las Unidades Cibernética y de Análisis de la División de Inteligencia de la Policía de Nueva York. Aquí presenta algunas de las principales cuestiones surgidas de estos análisis.
Jason Burke ha seguido la trayectoria de Al Qaeda desde el siglo pasado. En el artículo analiza su evolución, el punto en que se encuentra, y las consecuencias para el terrorismo doméstico.
Quizás el término “terrorismo doméstico” sea reciente, pero el hecho en sí no lo es. Esta galería fotográfica muestra algunos ejemplos, que se remontan a hace casi un siglo.
Buscad y encontraréis. Es una frase antigua, pero Bennjamín Friedman sostiene que sigue siendo válida aplicada a la búsqueda de algo que casi seguro que siempre estuvo ahí.
El terrorismo doméstico es claramente un problema de seguridad a resolver por las fuerzas de seguridad e inteligencia nacionales, no por el ejército. ¿Qué puede entonces hacer la OTAN al respecto, y cómo encaja esto en su estrategia antiterrorista global? Preguntamos a un experto antiterrorista de la Alianza.
El terrorismo doméstico no es ninguna novedad, según Marc Sageman, sino algo tan viejo como la lucha política, pero con elementos nuevos como Internet.
¿Nuevo en la Revista?

Soy londinense. Al crecer, no hizo falta que nadie me explicara qué era el terrorismo: lo puede ver de cerca.

He estado en lugares de Londres en los que después estallaron bombas. Y casi todas las semanas veía noticias de atentados en otras partes del Reino Unido, sobre todo en Irlanda del Norte.

Provengo de una familia angloirlandesa: padres irlandeses e hijo criado en Inglaterra. Así que me crié, aunque fuera sólo en parte, en la clase de entorno conflictivo que puede hacer que algunos (afortunadamente pocos) acaben viendo a su propio país como un enemigo.

Yo fui capaz de ver las dos caras del conflicto de Irlanda del Norte, pero otros sólo han sabido mirar desde un único punto de vista.

Eso es lo que ocurrió en Londres el 7 de julio.

Los autores de esta atrocidad eran británicos, pero ciertas circunstancias de su entorno, cultura y extremismo religioso hicieron que consideraran a Gran Bretaña (y a Occidente en general) como a su enemigo.

Soy londinense. Al crecer, no hizo falta que nadie me explicara qué era el terrorismo: lo puede ver de cerca.

He estado en lugares de Londres en los que después estallaron bombas. Y casi todas las semanas veía noticias de atentados en otras partes del Reino Unido, sobre todo en Irlanda del Norte.

Provengo de una familia anglo-irlandesa: padres irlandeses e hijo criado en Inglaterra. Así que me crié, aunque fuera sólo en parte, en la clase de entorno conflictivo que puede hacer que algunos (afortunadamente pocos) acaben viendo a su propio país como un enemigo.

Yo fui capaz de ver las dos caras del conflicto de Irlanda del Norte, pero otros sólo han sabido mirar desde un único punto de vista.

Eso es lo que ocurrió en Londres el 7 de julio.

Los autores de esta atrocidad eran británicos, pero ciertas circunstancias de su entorno, cultura y extremismo religioso hicieron que consideraran a Gran Bretaña (y a Occidente en general) como a su enemigo.

Para ellos, atacar a sus compatriotas fue una demostración de que su religión era más importante que su país. Y, en última instancia, más importante que su propia vida.

Estos terroristas “domésticos” son diferentes a sus predecesores. Su fanatismo no se limita a su causa, sino que incluye morir por ella.

Mientras preparaba este número sobre el terrorismo doméstico, las noticias ofrecían un aluvión de informaciones que debatían si debemos estar más o menos preocupados por él.

El director del MI5 declaró que la Primavera Árabe aportaría un nuevo caldo de cultivo para los terroristas británicos. En su opinión, según se sumaban a la apertura nuevos países árabes iban apareciendo evidencias de que yihadistas británicos habían viajado allí para recibir entrenamiento.

El mismo día que escribo esto la policía del Reino Unido ha arrestado a un musulmán converso británico, Richard Dart, por planear un presunto atentado terrorista en su país.

Pero para sopesar todos estos hechos quizás el elemento más interesante sea el informe del supervisor de la legislación antiterrorista del Reino Unido, David Anderson, que señala que desde 2011 no ha habido un solo ataque de Al Qaeda en Europa y ningún ciudadano británico ha resultado herido en atentado en los últimos dos años, y concluía que esta amenaza “a veces se exagera por motivos políticos o económicos”:

Al final el informe señala que la media de cinco muertes al año en Gran Bretaña por terrorismo durante este siglo es la misma que de fallecidos por picadura de abeja.

Y teniendo en cuenta esta cuestión de la perspectiva es como nuestros magníficos colaboradores explican cómo ven el problema en este número de la Revista de la OTAN.

Paul King

citas
Virginia Ann Foxx,
congresista del 5º distrito de Carolina del Norte, EEUU.
Boletín
Asegúrese de no perderse nada
Al enfrentarnos al terrorismo,
mostrar un frente unido es una de las mejores armas.
SOBRE LA REVISTA
Go to
NATO A to Z
NATO Multimedia Library
NATO Channel
Compartir esto
Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
Delicious
Delicious
Google Buzz
Google Buzz
diggIt
Digg It
RSS
RSS
You Tube
You Tube